El ataque de la democracia contra el guatemalteco



La democracia, puede ser peligrosa. Es así como para evitar la aporía de la dictadura democrática (en general de un gobierno electo por una mayoría electoral violenta, pero también de primeras minorías violentas, con el fin de perseguir u oprimir al resto de la población), los modernos sistemas democráticos limitan a las mayorías de distintas maneras (así como a las minorías sedicentes con capacidad de movilizar masas pasivas).

Así pues, dividen el poder, generan pesos y contrapesos, establecen mecanismos representativos para procurar la expresión de todos los sectores de la opinión pública, y otras medidas similares. Todo ello se realiza en virtud de la presunción de que la mayoría de hoy puede ser la minoría de mañana, y viceversa. Pero estas limitaciones no son democráticas en un sentido puro, sino todo lo contrario: son condiciones no democráticas —imposibles de ser elegidas a su vez— para la democracia, que impiden que ese «pueblo» sea plenamente soberano porque, en el fondo, sabe bien que ese cuerpo que gobierna no está ni puede estar formado realmente por todos de manera unánime. Es esto, junto a una protección más o menos efectiva de cierta esfera de autonomía llamada «sociedad civil», lo que hoy se llama democracia liberal

Es interesante reparar en que el problema original de la democracia moderna era que las mayorías, tomando el poder del Estado, podían oprimir a las minorías y sus derechos de propiedad. De ahí el cuidado con el que el sufragio se fue extendiendo a los sectores no propietarios, y los distintos mecanismos para limitar al gobierno a los que ya nos hemos referido. La idea de que la mayoría de hoy puede ser la minoría de mañana sirve para que todos, mayorías y minorías, puedan acordar racionalmente sujetarse a límites efectivos. Hoy el panorama parece tender a una lógica inversa: bajo la hegemonía de la idēōlogía de la «inclusión», son las minorías las que empiezan a mostrar sus potencias opresivas por sobre las mayorías (verbigracia: LaGiBeT, «piqueteros», indįgenīsmos, inmīgråntes, etcétera)

AGUSTIN LAJE, LA BATALLA CULTURAL REFLEXIONES CRÍTICAS PARA UNA NUEVA DERECHA

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: