Mes: junio 2016

Oración

​Ábreme, Señor, los ojos. Y contemplaré las maravillas de tu voluntad. Amén

Oración

Señor, tú que nos llenas de alegría en la celebración de la fiesta de san Pedro y san Pablo, haz que tu Iglesia se mantenga siempre fiel a las enseñanzas de aquellos que fueron fundamento de nuestra fe cristiana. Por nuestro Señor Jesucristo

Evangelio

Aleluya, Aleluya.
Tú eres Pedro. Y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Aleluya.

EVANGELIO
Mt 16, 13-19.

Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: -«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» Ellos contestaron: -«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.» Él les preguntó: -«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro tomó la palabra y dijo: -«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» Jesús le respondió: -«¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.»

Palabra del Señor

Niñez y biblia

image

15 Recuerda que desde la niñez conoces las Sagradas Escrituras: ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación, mediante la fe en Cristo Jesús
BPD 2 Timoteo 3

Oración

No nos encerremos en nuestros intereses, sino busquemos todos el interés de los demás, por Jesucristo nuestro Señor

Evangelio

Aleluya, aleluya.
Confío en el Señor; mi alma espera y confía en su palabra.
Aleluya.

EVANGELIO
Mt 8, 23-27.

Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago y vino una gran calma.

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.

En aquel tiempo, subió Jesús a la barca, y sus discípulos lo siguieron. De pronto se levantó un temporal tan fuerte, que la barca desaparecía entre las olas; él dormía. Se acercaron los discípulos y lo despertaron gritándole: –¡Señor, sálvanos, que nos hundimos! El les dijo: –¡Cobardes! ¡Qué poca fe! Se puso en pie, increpó a los vientos y al lago, y vino una gran calma. Ellos se preguntaban admirados:
–¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y el agua le obedecen!

Palabra del Señor

Trabajo

Trabajo:
23Cuanto  hagáis,  hacedlo  de  corazón,  como  para  el  Señor,  y  no  para  los hombres,  24sabiendo  que  de  parte  del  Señor  recibiréis  por  galardón  la herencia.  Es  a  Cristo  el  Señor  a  quien  servís.  25Porque  el  que  hace  injusticia, recibirá  la  injusticia  que hizo,  y  no  hay  acepción  de  personas.
Colosenses 3, 23-25

image