Cristianismo, la religión verdadera

El argumento de la resurrección de Cristo Enunciación La tercera vía para mostrar la veracidad de la religión cristiana se basa en la fuerza explicativa de la tesis de resurrección de Cristo frente a ciertos hechos históricos y se estructura como sigue: 1. Si Jesucristo resucitó de entre los muertos, entonces el Cristianismo es laSigue leyendo «Cristianismo, la religión verdadera»

Házlo con el alma

Evangelio según san Mateo, 5: 38- 42 «Habéis oído que fue dicho: Ojo por ojo y diente por diente. Mas yo os digo que no resistáis al mal: antes, si alguno te hiriere en la mejilla derecha, preséntale también la otra; y a aquel que quiera ponerte pleito y tomarte la túnica, déjale también laSigue leyendo «Házlo con el alma»

En el obscuro Medievo

En la pintura, una vez más, nos vemos obligados a citar las grandes obras que aun permanecen y que nos siguen asombrando, de las cuales no siempre han quedado los nombres de sus autores, pero toda iglesia europea (cristiandad) de aquella época es testigo de lo que decimos. Sin embargo hay algunos nombres que permitenSigue leyendo «En el obscuro Medievo»

Fssp

V. Acordaos, oh Señor, de Vuestra Congregación.R. Que poseísteis desde el principio. Oremos¡Oh Señor Jesús! Tu que nacíste como testimonio de la Verdad, y que amas hasta el fin a quienes has elegido, dígnate aceptar benígnamente nuestras súplicas por nuestros pastores.Tú que todo lo sabes, tú sabes que ellos te aman y que todo loSigue leyendo «Fssp»

Luz del mundo

Evangelio según san Mateo, 5: 14- 16 «Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad que está puesta sobre un monte no se puede esconder. Ni encienden una antorcha y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. A este modo ha deSigue leyendo «Luz del mundo»

Las cuatro vías para demostrar la veracidad del Cristianismo

Primera vía: El argumento de la fiabilidad histórica del Nuevo TestamentoPremisa 1 Primera vía: El argumento de la fiabilidad histórica del Nuevo Testamento Enunciación La primera vía para mostrar la veracidad de la religión cristiana se basa en la fiabilidad histórica del Nuevo Testamento y se estructura como sigue: 1. Dada la naturaleza de lasSigue leyendo «Las cuatro vías para demostrar la veracidad del Cristianismo»

La prosperidad de los malos y las pruebas de los justos, ¿no deponen contra la providencia?

No; porque no es cierto que todos los malos prosperen y todos los justos sufran tribulaciones; los bienes y los males de este mundo son, en general, comunes a todos los hombres. Además, no hay en el mundo hombre tan malo que no haga alguna obra buena durante su vida; y Dios se la recompensaSigue leyendo «La prosperidad de los malos y las pruebas de los justos, ¿no deponen contra la providencia?»

DECLARACIÓN DEL EPISCOPADO ARGENTINO SOBRE LA MASONERÍA

El Episcopado Argentino, en su Reunión Plenaria, ante las diversas manifestaciones hechas en la prensa por la masonería, se siente en la obligación de hacer una pública declaración, en cumplimiento de la recomendación de S.S. León XIII: «Lo primero que procuréis hacer será arrancar a los masones sus máscaras para que sean conocidos tales cualesSigue leyendo «DECLARACIÓN DEL EPISCOPADO ARGENTINO SOBRE LA MASONERÍA»

Si Dios cuidara de nosotros, ¿podría existir el mal moral o el pecado?

Sí; porque Dios no es la causa. Al contrario, lo detesta y castiga; pero lo permite para dejar al hombre el uso de su libre albedrío y para sacar bien del mal. Dios no es la causa del mal moral: Dios nos dio la libertad, lo cual es un bien; el pecado es el abusoSigue leyendo «Si Dios cuidara de nosotros, ¿podría existir el mal moral o el pecado?»

Quien establece la paz

Evangelio según san Mateo, 5: 9- 9 «Bienaventurados los pacíficos, porque se llamarán hijos de Dios». (v. 9) Se llaman pacíficos los que no pelean ni se aborrecen mutuamente, sino que reúnen a los litigantes, éstos se llaman con propiedad hijos de Dios. Esta es la misión del Unigénito: reunir las cosas separadas y establecerSigue leyendo «Quien establece la paz»