El mundo

Para señalar las vanidades y placeres pecaminosos a que se entregan las personas que viven olvidadas de Dios. Así entendido, el “mundo” es uno de los principales enemigos de nuestra alma […]. Es el mundo del pecado, antítesis de Cristo, enemigo de Dios (cf. Sant 4,4). En este sentido escribe San Juan: “No améis al mundo ni a nada de lo que hay en el mundo” (1 Jn 2,15).

Antonio Royo Marín OP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s