Jesucristo

Convenía, dice, que tuviésemos un pontífice santo, inocente, inmaculado, superior a los pecadores y elevado más alto que los Cielos. La ley establecía sacerdotes a hombres sujetos a enfermedades y miserias; pero la palabra de Dios, confirmada con su juramento, estableció pontífice para siempre a su Hijo, que es perfecto

Hebreos 7, 26-28

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s