Sobre la confesión


hoy confiesas tus pecados y ya mañana vuelves a cometer lo mismo que confesaste. «el perro vuelve a su vómito» y «la puerca lavada, a revolcarse en el cieno» (2 Pedro 2, 22) En este momento te propones cuidarte. Y una hora después ya te portas como si nada te hubieras propuesto. Por eso justamente debemos humillarnos, y nunca tenernos en mucho, ya que somos tan frágiles y mudables


Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s