La Santa Misa es el más grande y perfecto sacrificio de satisfacción


Para comprender mejor lo que vamos a decir, es preciso saber antes que en todo pecado resulta un mal doble: el de la culpa y el de la pena.
La culpa, que nos hace perder a Dios, nos es perdonada en el sacramento de la penitencia
La pena, podría ser igualmente perdonada por completo en la confesión, pero en general no lo es, porque nuestra contrición suele ser imperfecta. Dios ha dispuesto que el sacramento de la reconciliación nos salve de la pena eterna; pero nos queda que sufrir una pena temporal, que varía según la extensión de nuestro arrepentimiento, el ardor de nuestros buenos propósitos y la medida de nuestra satisfacción.

Explicación de la Santa Misa (R Padre Martin de Cochem) año 1630 – 1712

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: