Más que un tesoro de piedras preciosas

Oh, cuánto puede el amor puro a Jesús cuando es libre de todo egoísmo y amor propio!

¿No deberían llamarse mercenarios y asalariados a quienes en la religión sólo buscan consuelos? ¿No es claro que quienes buscan sólo su interés y su consuelo, y no viven pensando sino en su comodidad y en su ganancia, no buscan a Cristo sino que se buscan a sí mismos?

¿Donde hallaremos gente que amme a Dios de balde, desinteresadamente, gratuidatammente? Rara vez se halla a alguno tan espiritual que esté desprendido de todo. ¿Quién podrá encontrar un verdadero pobre de espíritu, uno que se haya independizado de todo afecto indebido a las creaturas, de todo apego desordenado a lo terrenal? Tal persona vale más que un tesoro de piedras preciosas (Proverbios 31, 10)

Imitación de Cristo (Tomás de Kempis) 1418

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: