La ley y los Profetas

Evangelio según san Mateo, 5: 17- 19 «No penséis que he venido a destruir la ley o los profetas; no he venido a destruirlos, sino a darles cumplimiento. Porque en verdad os digo que el cielo y la tierra no pasarán, sin que se cumpla todo el contenido de la ley hasta una jota oSigue leyendo «La ley y los Profetas»

Un ser Subsistente no puede haber creado, pues ello sería irracional

Argumento: Dios, si existe, es un ser Subsistente y, además, el Creador del universo. Pero ello no es posible porque un ser Subsistente no tiene necesidades y, en cambio, un ser Creador debe crear por alguna necesidad, ya que de lo contrario sería irracional. Por tanto, un ser Subsistente no puede haber creado. Luego, DiosSigue leyendo «Un ser Subsistente no puede haber creado, pues ello sería irracional»

Un ser Inmutable no puede haber creado

Argumento: Si Dios existe, debe ser Inmutable y, además, el Creador del universo. Pero ello no es posible ya que si en realidad hubiera creado habría cambiado dos veces: cuando decidió crear y cuando efectivamente lo hizo. Por tanto, un ser Inmutable no puede haber creado. Luego, Dios no existe. Refutación: Llegamos al quinto “argumento”Sigue leyendo «Un ser Inmutable no puede haber creado»

Un ser Activo y Necesario no puede haber estado inactivo e inútil

Argumento: Si Dios existe es un ser intrínsecamente Activo y Necesario. Pero Dios demuestra que es Activo y Necesario por medio de la creación. Por tanto, antes de la creación había estado inactivo e inútil. Pero eso no puede corresponder a un ser intrínsecamente Activo y Necesario. Luego, Dios no existe. Refutación: Como era deSigue leyendo «Un ser Activo y Necesario no puede haber estado inactivo e inútil»

Un ser Perfecto no puede crear algo imperfecto

Un ser Perfecto no puede crear algo imperfecto Argumento: Si Dios existe, entonces debe ser Perfecto y, además, el Creador del universo. Pero es evidente que el universo es imperfecto. Por tanto, no puede haber sido hecho por un ser Perfecto. Luego, Dios no existe. Refutación: He aquí el tercer “argumento” presentado por Faure paraSigue leyendo «Un ser Perfecto no puede crear algo imperfecto»

El Espíritu Puro no pudo haber creado la materia

Si Dios, el Espíritu Puro, ha creado la materia, con respecto a su principio esta nos deja dos posibilidades: o estar fuera de Dios o estar dentro de Él. En el primer caso Dios no podría ser el Creador de la materia porque ésta ya hubiera existido desde siempre y coeternamente con Él. Y enSigue leyendo «El Espíritu Puro no pudo haber creado la materia»

Nuestro celemín

Evangelio según san Mateo, 5: 14- 16 «Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad que está puesta sobre un monte no se puede esconder. Ni encienden una antorcha y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. A este modo ha deSigue leyendo «Nuestro celemín»

El acto de creación es inadmisible (2)

Argumento: Crear es sacar algo de la nada. Pero ello es imposible porque de la nada, nada sale. Por tanto, no puede haber un Ser creador. Luego, Dios no existe. La falacia de blanco móvil Faure. Y es que, contrariamente a lo que parece atribuir Faure a los teístas cuando dice que “no se encuentraSigue leyendo «El acto de creación es inadmisible (2)»

El acto de creación es inadmisible

El acto de creación es inadmisible Argumento: Crear es sacar algo de la nada. Pero ello es imposible porque de la nada, nada sale. Por tanto, no puede haber un Ser creador. Luego, Dios no existe. Refutación: Este es el primero de los “argumentos” planteados por el filósofo francés Sebastián Faure para intentar demostrar laSigue leyendo «El acto de creación es inadmisible»

Refutación a las “demostraciones” de la inexistencia de Dios

De seguro muchos ateos objetarán aquí que ello (el demostrar la inexistencia de Dios) es imposible y, además, innecesario porque, como decía la filósofa atea Ayn Rand, “no se pide ni se le puede pedir a nadie que pruebe un negativo” sino que es solo el creyente el que tiene la “carga de la prueba”Sigue leyendo «Refutación a las “demostraciones” de la inexistencia de Dios»