La simple explicación (¿?) del desarrollo del hombre a través del trabajo


La trascendencia del hombre con respecto a la naturaleza no surge más que como consecuencia del “salto dialéctico” que se da en la misma en virtud de la transformación del mono en hombre por el proceso de trabajo y la formación del lenguaje. El espíritu es el producto supremo de la materia, pero producto de ella, al fin y al cabo. Luego, no es necesario postularlo como un “sustrato ontológico inmaterial” para explicar la trascendencia del hombre respecto de la naturaleza.

Esta es la objeción marxista. De acuerdo con la exposición que de la misma hace Engels “hasta cierto punto debemos decir que el trabajo ha creado al propio hombre”. Y es que “como consecuencia directa de su modo de vida (…) los monos se fueron acostumbrando a prescindir de sus manos” con lo cual “empezaron a adoptar una posición más erecta” lo cual a su vez llevó al “paso decisivo: la mano era libre y podía adquirir ahora cada vez más destreza y habilidad; y esta mayor flexibilidad adquirida se transmitía por herencia y crecía de generación en generación”. De este modo, el mono se fue transformando gradualmente en hombre. Y el proceso se consolidó con la aparición del lenguaje. Por causa del “desarrollo del trabajo (…) los hombres en formación llegaron a un punto en que tuvieron necesidad de decirse algo los unos a los otros. La necesidad creó el órgano: la laringe poco desarrollada del mono se fue transformando, lenta pero firmemente, mediante modulaciones que producían a su vez modulaciones más perfectas, mientras los órganos de la boca aprendían poco a poco a pronunciar un sonido articulado tras otro”. Así, por “salto dialéctico” en la causalidad meramente natural y sin necesidad de nada parecido a un “espíritu” inmaterial, “el desarrollo del cerebro y de los sentidos a su servicio, la creciente claridad de consciencia, y la capacidad de abstracción y de discernimiento cada vez mayores, reaccionaron a su vez sobre el trabajo y la palabra, estimulando más y más su desarrollo” hasta que el mono finalmente se constituyera en hombre. Como vemos, Engels se sustenta básicamente en el análisis del proceso de trabajo y la formación del lenguaje para explicar de modo naturalista el surgimiento del espíritu en el hombre. Pues bien, con respecto al proceso de trabajo tenemos que el gran error de Engels es confundir una condición necesaria con una condición suficiente. Y es que si bien es cierto que la bipedación, la libertad de las manos y el consiguiente desarrollo del pulgar oponible se constituyen como condiciones materiales necesarias para que el hombre pueda desarrollar el proceso de trabajo manipulando objetos, de ningún modo se tratan de condiciones suficientes pues el proceso de trabajo, tal como se presenta en el hombre, requiere de la capacidad de formular proyectos razonados y, sobre todo, de la capacidad de establecer una clara dicotomía entre sujeto trabajador y objeto trabajado lo cual solo es coherentemente posible si postulamos la existencia en el hombre de un alma espiritual, autoconsciente, libre y trascendente a la naturaleza. De esta manera, “cuando el principio inteligente adquiere la consciencia de sí mismo ha llegado al nivel de autoconsciencia; hasta entonces ha sido meramente pasivo, pero a partir de allí pasa a actuar modificando su mundo a través del trabajo”

Friedrich Engels, “El papel del trabajo en la transformación del mono en hombre”, en: Obras Escogidas de Karl Marx y Friedrich Engels, Ed. Progreso, Moscú, 1981, Tomo III, pp. 66-79. 14.

Edgardo Carvajal Bustios, La Evolución Espiritual del Hombre, CEFEFAS, Lima, 1998, p. 31.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: