El origen de la religión Prueba antropológica del pecado original

La palabra “religión” viene del latín religare, que significa “volver a unir”. Así, la religión era aquella forma de espiritualidad que “re- ligaba” al hombre con la divinidad. Sin embargo, no se puede “volver a unir” a lo que nunca se ha desunido, no se puede “re-ligar” a lo que nunca se ha desligado. PorSigue leyendo «El origen de la religión Prueba antropológica del pecado original»

El origen de la religión

“religión” viene del latín religare, que significa “volver a unir”. Así, la religión era aquella forma de espiritualidad que “re-ligaba” al hombre con la divinidad. Sin embargo, no se puede “volver a unir” a lo que nunca se ha desunido, no se puede “re-ligar” a lo que nunca se ha desligado. Por tanto, aparte deSigue leyendo «El origen de la religión»

La justificación socio-cultural del relativismo moral.

De acuerdo con esta, los valores morales son relativos porque dependen de cada sociedad y cultura. Cada sociedad genera sus propios códigos morales y vive (o busca vivir) conforme a ellos. Así, mientras los mayas veían bien los sacrificios humanos, a nosotros nos parecen repugnantes; mientras a los hombres del medioevo les parecía el peorSigue leyendo «La justificación socio-cultural del relativismo moral.»

Argumento de los Juicios morales

El argumento de los juicios morales para probar la existencia del espíritu se basa en que nosotros percibimos como objetivas las distinciones morales que realizamos. Pero ello es simplemente falso. Claramente nos damos cuenta de que las distinciones morales que realizamos son arbitrarias pues depende de la subjetividad o la cultura. Es más, hay quienesSigue leyendo «Argumento de los Juicios morales»

Si también hay gente que piensa así:

La conducta humana no es más que la respuesta condicionada a ciertas circunstancias. Lo que hay son cadenas causales complejas, pero nunca algo parecido a un espíritu autónomo. En consecuencia, no existe tal cosa como el libre albedrío. Luego, no es necesario postular la existencia de algo como el espíritu para explicarlo. Esta es laSigue leyendo «Si también hay gente que piensa así:»

Neurociencias vrs neurocientificismo

Operaciones tales como el pensamiento abstracto, la autoconsciencia, el libre albedrío y la realización de juicios morales no son más que subproductos del cerebro. Ello ha sido ampliamente demostrado por las neurociencias. Luego, no es necesario postular la existencia de algo como el espíritu para explicarlas. Esta es la objeción neurocientificista. De acuerdo con estaSigue leyendo «Neurociencias vrs neurocientificismo»

Cómo surge lo inmaterial

Si se quiere abordar consistentemente el problema presentado desde una perspectiva naturalista es absolutamente necesario explicar los mecanismos específicos por medio de los cuales surge lo inmaterial (o al menos los efectos inmateriales) de lo puramente material. No basta con decir “¡ salto dialéctico!” o “¡ emergentismo!” para dar el problema por solucionado. Ello rayaSigue leyendo «Cómo surge lo inmaterial»

El proceso de formación del lenguaje

Nuevamente aquí confunde Engels condición necesaria con condición suficiente. Y es que no basta con decir que por causa del desarrollo de trabajo “la necesidad creó el órgano”, hay que explicar la especificidad del lenguaje humano en su carácter sistémico y articulado. Pero parece que ello no puede hacerse de modo coherente desde la solaSigue leyendo «El proceso de formación del lenguaje»

La simple explicación (¿?) del desarrollo del hombre a través del trabajo

La trascendencia del hombre con respecto a la naturaleza no surge más que como consecuencia del “salto dialéctico” que se da en la misma en virtud de la transformación del mono en hombre por el proceso de trabajo y la formación del lenguaje. El espíritu es el producto supremo de la materia, pero producto deSigue leyendo «La simple explicación (¿?) del desarrollo del hombre a través del trabajo»

La espiritualidad del hombre

¿Cómo probamos la existencia del espíritu, entonces? Pues por sus efectos (actos), que sí son observables. Analizamos la naturaleza de estos y a partir de allí nos preguntamos si es que requieren de una causa inmaterial. “Pero no, no es un método legítimo porque solo es verdad lo que puede probarse con la ciencia”, insistiráSigue leyendo «La espiritualidad del hombre»