Misioneros

“Acuérdate, Señor, de tu Congregación” que tenías en la mente, pensando en ella desde la eternidad, que tenías en la mano, cuando con tu palabra creaste el universo; que llevabas en el corazón, cuando tu Hijo, al morir en la cruz, la consagró con su sangre y la confió al cuidado de su Madre SantísimaSigue leyendo «Misioneros»

Advierte

Homilía de San Ambrosio, Obispo Advierte diligentemente, de qué modo el Señor sube con los Apóstoles y desciende hacia las multitudes. ¿Cómo sino en un lugar humilde el pueblo podría ver a Cristo? No le sigue a lo más elevado, no sube a las cumbres. Al descender halla enfermos que no pueden permanecer en lasSigue leyendo «Advierte»

En el obscuro Medievo

En la pintura, una vez más, nos vemos obligados a citar las grandes obras que aun permanecen y que nos siguen asombrando, de las cuales no siempre han quedado los nombres de sus autores, pero toda iglesia europea de aquella época es testigo de lo que decimos. Sin embargo hay algunos nombres que permiten mostrarSigue leyendo «En el obscuro Medievo»

Un sacerdocio externo, visible…

Por eso el sacerdocio externo y visible de Jesucristo se transmite en la Iglesia, no de manera universal, genérica e indeterminada, sino que es conferido a los individuos elegidos, con la generación espiritual del orden, uno de los siete sacramentos, el cual confiere no sólo una gracia particular, propia de este estado y oficio, sinoSigue leyendo «Un sacerdocio externo, visible…»

Fssp

V. Acordaos, oh Señor, de Vuestra Congregación.R. Que poseísteis desde el principio. Oremos¡Oh Señor Jesús! Tu que nacíste como testimonio de la Verdad, y que amas hasta el fin a quienes has elegido, dígnate aceptar benígnamente nuestras súplicas por nuestros pastores.Tú que todo lo sabes, tú sabes que ellos te aman y que todo loSigue leyendo «Fssp»

Le preguntaron a un Trapense

«Mucha gente me pregunta acerca del silencio de la Trapa, y yo no sé que contestar, pues el silencio de la Trapa no es silencio…, es un concierto sublime que el mundo no comprende… Es ese silencio que dice «no metas ruido, hermano, que estoy hablando con Dios…» Es el silencio del cuerpo para dejarleSigue leyendo «Le preguntaron a un Trapense»

En el obscuro Medievo

La Leyenda Dorada de Jacobo de la Vorágine, Siglo XIII El texto original, redactado en latín, recoge lecturas sobre la vida de unos 180 santos y mártires cristianos a partir de obras antiguas y de gran prestigio: los propios Evangelios, los apócrifos y escritos de Jerónimo de Estridón, de Casiano, de Agustín de Hipona, deSigue leyendo «En el obscuro Medievo»

En el obscuro Medievo

Pero ¡qué sabios estos brutos! Sobre los medievales nunquam satis (“ nunca se ha dicho lo suficiente”), dirían los latinos. Sería difícil resumir lo que aquellos hombres hicieron y legaron para la posteridad. Quien haya viajado por Europa habrá visto “lo que queda de lo que fue”. En uno de mis viajes, quise visitar laSigue leyendo «En el obscuro Medievo»

En el obscuro Medievo

Es que la “Edad Media” construyó cosas tan horripilantes que incluso hasta el día de hoy existe gente que desea despilfarrar sus ahorros y masacrar sus sentidos con las catedrales góticas y románicas, los manuscritos iluminados, los frescos en las paredes de los claustros o iglesias, la poesía medieval, los cantares de gesta, los vitrales,Sigue leyendo «En el obscuro Medievo»

La Orden Tercera de San Francisco.

Y aprovechando esta oportunidad, renovamos ahora justamente Nuestro encargo, ya repetido, de propagar y fomentar con toda diligencia la Orden Tercera de San Francisco, cuyas reglas con suavidad prudente hemos moderado hace poco. El único fin que le dio su autor es traer a los hombres la imitación de Jesucristo, al amor de su Iglesia,Sigue leyendo «La Orden Tercera de San Francisco.»