Sacrificio Necesario, Instituido por Dios mismo


Todos los pueblos han mostrado cuán en armonía está el sacrificio con las propensiones de la naturaleza humana, poniéndolo en el número de las prácticas reservadas exclusivamente al culto de la divinidad. Era, pues necesario que el Salvador instituyese igualmente un sacrificio para su Iglesia. El buen sentido nos dice, en efecto, que Jesucristo no podría privar a los verdaderos creyentes de esta forma suprema de adoración; si no fuese así, la Iglesia seria inferior al Judaísmo, cuyos sacrificios eran tan magníficos, que los gentiles venían de países paganos proveían los gastos que eran necesarios, como lo vemos en la escritura santa (1 Macabeos 3, 2-3).
En cuanto al sacrificio, tal como lo instituyó Nuestro Señor en su Iglesia he aquí lo que nos enseña el Concilio de Trento: En el Antiguo Testamento, según el testimonio de San Pablo, el sacerdocio levítico era imponente para producir la perfección, fue preciso pues -queriéndolo así el Padre de las misericordias- que se levantase otro sacerdote según el orden de Melquisedec, que pudiese hacer capaces y perfectos a todos aquellos que debían ser santificados. Este sacerdote, que no es otro que Jesucristo nuestro Dios y nuestro Maestro, quiso dejar a su Iglesia, su querida esposa, un sacrificio visible que representase el sacrificio sangriento que Él debía ofrecer sobre la cruz, y hacer perpetuo su recuerdo hasta el fin de los tiempos; y aplicó la virtud saludable a la remisión de nuestras faltas cotidianas, declarándose constituido sacerdote según el orden de Melquisedec, en la última Cena; y la misma noche que fue entregado, ofreció a Dios su Padre, bajo las especies del pan y del vino, su Cuerpo y su Sangre; les dio bajo los símbolos de los mismos alimentos a los apóstoles, a quienes Él estableció entonces sacerdotes del Nuevo Testamento, y les ordenó, a ellos y a sus sucesores, que renovarán esta oblación con estas palabras “Haced esto en memoria mía”. Así la Iglesia Católica lo ha comprendido y enseñado siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s