Comunión

Parece irónico que la “Alta Iglesia” protestante tenga un mayor respeto durante el culto de la Comunión, que para ellos es solo simbólico, mientras que nosotros los católicos que tenemos la Presencia Real de Jesucristo en la Santa Eucaristía, socavemos lo que creemos por nuestra manera de recibirlo. La manera de recibir la Santa Comunión que ha sido probada durante siglos de ser la manera más segura y sagrada de recibir a Nuestro Señor es arrodillándonos y en la boca. Una vez hablé con un clérigo noruego luterano y le pregunté cómo recibían los luteranos la Comunión en Noruega. Me contestó: «Hasta hace quince años la gente recibía la Comunión arrodillada y en la boca. Pero ahora la reciben de pie, y en la mano».
Le pregunté la razón del cambio, y me respondió: «Hemos cambiado por la influencia de nuestros hermanos católicos». Durante una reunión interreligiosa en Kazajstán, en donde participé, hablamos sobre los mayores objetos sagrados de cada religión. Un imán dijo que, para los musulmanes, lo más sagrado es el libro del Corán en el idioma arábigo, y puntualizó que sería un sacrilegio si alguien se atreviera a tocarlo con las manos sin lavar. Escuchando esta afirmación, de repente pensé en las escenas de la recepción de la Santa Comunión en la mano, careciendo de casi cualquier signo sacro claro y seguramente sin las manos lavadas inmediatamente antes. Estas escenas ocurren en la inmensa mayoría de Iglesias católicas alrededor del mundo. Entonces me imaginé la hipotética escena. Si algún día este imán visitara una Iglesia católica, y viera que la Santa Comunión se distribuía en las manos de los fieles que se acercan al altar en una cola rápida, se preguntaría: «¿ Qué es ese pequeño trozo blanco de pan?». El católico le respondería: «Es Cristo». El musulmán diría: «Esto seguramente solo será un signo o un símbolo de Cristo». El católico le contestaría: «No, no es un símbolo u objeto sagrado. El Señor Jesucristo está realmente presente ahí». El musulmán continuaría diciendo: «Eso no puede ser. Cristo solo puede estar espiritual o simbólicamente presente». El católico contestaría: «No, Cristo está real, verdaderamente presente en la sustancia de su Cuerpo, Sangre, Alma, y Divinidad». El musulmán contestaría: «Entonces este pequeño trozo de pan debe ser, de acuerdo con tu fe, tu Dios y el Santo de los Santos para ti». El católico contestaría: «Sí, lo que parece un pequeño trozo de pan es en realidad nuestro Dios vivo personalmente en Su Cuerpo humano y Sangre, y no un objeto como vuestro Corán». Finalmente, el musulmán concluiría: «El hecho de que tú trates a tu Dios y al Santo de los Santo de esa manera banal me dice que no crees que Él está realmente presente aquí. No soy capaz de estar de acuerdo contigo en que realmente te creas lo que estás diciendo».

Athanasius Schneider. Christus vincit!

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: