Elementos para una verdadera educación sęxüal



¿Qué es lo que debería contener un buen plan de educación sęxüal?

Esta es una pregunta importante, ya que, si luchamos por la exclusión de contenidos ideológicos, es necesario dar pautas al respecto, porque, aunque se saquen a los hijos del sistema educativo (por ejemplo, dando homeschooling), el niño y joven va a verse igualmente afectado por la influencia de amigos, vecinos y parientes. Por otra parte, si la razón por la que se debe dar educación sęxüal a los niños y jóvenes es porque no la aprenden en sus casas, entonces se debe suplir esa necesidad ¡educando a los padres! Porque incluso si se educase a los niños, poco se podría hacer si no se cuenta con la cooperación de aquellos que tienen autoridad moral y comparten lazos familiares. Ante el peligro inminente de un Estado totalitario que suprime los derechos de los padres, es necesario repetir más que nunca que todos los niveles de gobierno deben respetar el papel y la autoridad de la familia, para que así los padres puedan tomar las medidas adecuadas para criar a sus hijos.

Los padres, por ejemplo, tienen toda la autoridad para no permitir que sus hijos sean expuestos a material sexualmente explícito y a todo lo que ellos crean que es inapropiado para sus hijos. Este es un derecho el cual el mismo Estado debe velar por proteger. Ciertamente que se podría escribir todo un libro con respecto a los elementos que se deberían tener en cuenta en la educación de la sexualidad humana, pero debido a que el tema central del libro es la ideología de género, presentamos algunos puntos que todo padre debe tener en cuenta para una educación verdadera y que la pretendida “educación sexual” ignora por completo.

Esto parece fácil y de sentido común, o al menos debería serlo. Los niños experimentan cambios biológicos a lo largo de las distintas etapas de crecimiento. Por eso, el enfoque en la educación debe tener en cuenta estos cambios que se espera que los niños experimenten y explicar esta realidad biológica. El problema es que la ESI se centra en cómo usar el cuerpo sexüâlmentę durante esta etapa. Otro argumento de la ESI es que los niños deben aprender a respetarse mutuamente, incluyendo las diferencias entre el cuerpo del varón y la niña. Es verdad, pero eso no es motivo para infundir lo que debería ser biología con adoctrinamiento ideológico. Para inculcar el respeto mutuo no hace falta revelar al niño realidades del cuerpo humano que todavía no ha experimentado. Hay que darle tiempo al tiempo. Alguien puede objetar que es difícil identificar la edad apropiada. Sin embargo, no es tan difícil en realidad. Si el niño o joven está a punto de experimentar un cambio biológico, entonces ese es el signo que es tiempo de enseñar determinado contenido.

¿Por qué enseñar contenidos hipersexualizados cuando el niño ni siquiera puede comprender lo que es la sexualidad al no haber experimentado cambios hormonales en su cuerpo? ¿Por qué es que la ESI propone que en el jardín de infantes “los chicos y las chicas necesitan saber qué son las relaciones sexuales o qué es hacer el amor”? Y explaya un programa de Argentina:

“Las siguientes son algunas pistas para poder responder: Cuando los varones y las mujeres crecemos, cambian nuestros cuerpos, nuestros gustos y la forma de relacionarnos. Las maneras de demostrarse y recibir amor en las parejas pueden ser también por medio de las relaciones sexuales o de ‘hacer el amor’. Cuando las parejas hacen el amor, se abrazan, se acarician y sus cuerpos y sus partes íntimas se juntan”.

La ideología sale a la luz una vez más, ya que el amor no es algo que se hace, aunque popularmente se use la expresión. La civilización occidental ha entendido el sexo verdadero como una donación, el cual es la culminación de la expresión del amor entre el hombre y la mujer, capaz de transmitir el don de la vida. ¿Pero a eso lo puede entender un niño de 5 años, a quien están dirigidas las palabras citadas más arriba? Ahora bien, si el niño entiende mejor por medios gráficos, ¿significa esto que hay que mostrar videos al respecto? No llega a tanto la ESI, solo a “observar cuerpos desnudos” y “pedirles que mencionen todas las partes del cuerpo, sin obviar ninguna. La idea es desmitificar el cuerpo, nombrar sus partes; por ejemplo: cuello, cabeza, tronco, piernas y, en especial, las partes más intimas, llamándolas por su nombre científico y/ o académico: pechos, senos, vulva, pene, ano, nalga, etcétera”.¿Por qué en especial las partes más íntimas? ¿Será que de fondo hay una fuerte carga ideológica para sexualizar al niño? Esto es tal vez a lo que se refieren los ideólogos cuando se afirma que la ESI está basada en conocimientos científicos: el nombrar a las cosas por su nombre científico… ¡Vaya conocimiento!

Pablo Muñoz Iturrieta Atrapado en el cuerpo equivocado La idęolögīa de gėnērø frente a la ciencia y la filosofía

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: