Trucos retóricos En la novela de George Orwell 1984



apenas se distinguen las mujeres y los hombres: Ambos géneros sirven al «partido» como esclªvos laborales uniformados. La visión opresiva del futuro de Orwell muestra claros paralelismos con las ideas comunistas: Sin familias, con igualdad de génēnos, con trabajo obligatorio para todos. ¿Es esta la «igualdad» de génēnos que la ONU quiere imponer en todo el mundo?

Para descartar desde el principio la resistencia a este golpe antidemocrático desde arriba, los activistas de génēno proceden con mucha cautela al principio. Crean nuevas palabras que tienen una connotación positiva en la percepción lingüística de la mayoría de la gente y así disfrazan lo que realmente ocurre.

Dos ejemplos lo ilustran. Desde la Conferencia Mundial de Población de El Cairo en 1994, el término «salud y derechos reproductivos» se encuentra en casi todos los documentos oficiales. ¿Quién se opondría a las medidas de promoción de la salud y quién querría negar derechos a otro ser humano? Por lo tanto, cualquiera que se atreva a plantear objeciones a la «salud y los derechos reproductivos» queda moralmente marginado, a pesar de que la palabra engañosa no esconde en realidad otra cosa que la promoción de los abørtºs y el acceso a la an ticonce pción artificial, por un lado, y el derecho al uso de métodos artificiales de cºncepción, por otro.

Estas intervenciones en la biología humana, que no son incontrovertibles desde el punto de vista de la ética tradicional, son promovidas y celebradas por los activistas de génēno como derechos individuales a la autœdetermināción, la integridad corporal y la no dįscrimināción. Estos términos también tienen una connotación positiva al principio y solo se vuelven problemáticos cuando se reinterpretan ideológicamente. En la jerga de génēno, la «autœdetermināción» significa el derecho al aborto, la integridad corporal, el derecho a disfrutar de cualquier preferencia sėxùäl y la no discriminación significa la compensación de la esterilidad biológica de las parejas no heterosexuales mediante el uso de métodos de inseminación artificial y la crïminãlizaciön de cualquier crítica a las relaciones no heterösexūåles.

Pero, ¿qué quieren conseguir concretamente los activistas de génēno con esta «neolengua»?

En primer lugar, se pretende alejar a las mujeres de su naturaleza biológica, el papel de madre, sin que el público en general vea las consecuencias de violar la naturaleza.

En segundo lugar, se estigmatiza la heterōsexūalid@d como un sistema criminal injusto que niega la «integridad corporal» a otras orientaciones sęxûâles. La promoción de las minorías sęxûâles es una reparación lógica de la injusticia sufrida.

En tercer lugar, las verdaderas diferencias biológicas entre hombres y mujeres deben nivelarse y, por tanto, «hacerse justas» mediante una chapucería de intervenciones en la biología.

Se pretende hacer más estéril a la mujer mediante la promoción del åbørtō y los anticonceptivos, mientras que se pretende hacer más fértil al hombre mediante métodos de inseminación artificial. Así, se quiere hacer creer que el hombre y la mujer son iguales, en el sentido de idénticos

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: