Alter Christus (Sacerdotes)


Nuestro Señor no ha confiado la Misa ni a los ángeles ni a los santos, ni a su Santísima Madre, quienes lejos de profanar este misterios, lo habrían celebrado de la manera más perfecta; y, sin embargo, ¡Qué Misa tan devotamente dicha sería aquella donde oficiara San Pedro, San Pablo, un querubín, un serafin! ¡Qué alegría y que devoción sentirían viendo la piedad, el respeto y la atención del celebrante! ¡Ah!, sus corazones robosarían de gozo y de amor divino, Semejante celebración sería ciertamente una cosa inefable; sin embargo, quedaría infinitamente lejos de lo que exige la Santidad de Dios, y el sacrificio así celebrado sería aún indigno de serle ofrecido. La única ofrenda que es digna, es aquella que está en proporión con la Majestad soberana. Por eso Jesucristo no ha confiado la Misa a ningún santo ni a ningún hombre. Se le ha reservado para sí únicamente, por que sólo Él está en relación con Aquél a quien se le destina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s