LA IMPOSICIÓN DE LA AGENDA DE GÉNERO EN TODOS LOS ÁMBITOS DE NUESTRA SOCIEDAD



«Las culturas entran en el escenario de la historia cuando limitan severamente la posibilidad de gratificación de la pulsión sexûâl, y salen del escenario de la historia cuando permiten que la sexualidad se hunda hasta el nivel animal de gratificación de la pulsión desenfrenada». Joseph Daniel Unwin, etnólogo y antropólogo de la Universidad de Cambridge. Referencia: J.D. Unwin, «Sęx and Culture», 1934 Con la ciencia de gén ero, la humanidad está volviendo a una especie de era precientífica. Hoy en día, en todos los ámbitos socialmente relevantes, la visión del mundo «correcta» decide quién es nombrado para una cátedra. Cualquiera que se atreva a poner en duda la teoría del gén ero tiene pocas posibilidades de ser designado para una cátedra.

Y los fondos de investigación solo se conceden a aquellos cuyos proyectos no desafían la corriente principal de la política. Por ejemplo, la investigación sobre las causas de la sēxûålidad se detuvo por completo. Lo más absurdo es que se han creado unas 200 cátedras de estudios de gén ero en las universidades alemanas, cuyo objetivo declarado es deconstruir la ciencia. Ya es difícil cuantificar cuánto dinero se gasta en esto; probablemente dejaría sin palabras al ciudadano medio, así que es mejor no hacer un recuento demasiado preciso. Crear problemas es esencial para la supervivencia de la creciente industria del gén ero. ¿Dónde se colocarían las más de 200 cátedras de estudios de género en los países de habla alemana, los miles de funcionarios de gén ero en toda Europa, los institutos y los expertos en gén ero con su «competencia de gén ero» si ya no hubiese desigualdad de gén ero? Por lo tanto, la solución real a la cuestión del gén ero resulta ser el peor escenario para el lucrativo negocio del gén ero, y su multimillonario negocio resulta ser el fracaso del sistema: si tuviera éxito, los genderistas se quedarían sin empleo. Y por eso debe haber problemas, más y más injusticias, discriminaciones y atropellos para asegurar el presupuesto del año siguiente.

En el marco del proyecto «Liebe wie du willst» (Ama como quieras), 143 instituciones de Giessen recibieron carteles y postales con toda la gama de constelaciones de pareja posibles. El proyecto contó con el apoyo de las organizaciones Jugendbildungswerk y pro familia. Cualquiera que no se sume a la puesta de sol sensible al gén ero, con todo y la bandera del arco iris, es denigrado por los activistas de gé nero como «homøfôobo», o incluso «trãnsfóbįcœ», o en todo caso como conservador obcecado o incluso como cristiano fundamentalista o racista latente. Esto le hace estar a un paso de ser un «nazi» y un fascista. Se trata de crear la imagen de que quien se manifiesta en contra de la enseñanza de gé nero es una persona fundamentalmente intolerante y hostil. Desde la corriente socialista, el antifē minismo, la hommōofovia, la trånsfºbįª y el racismo se mezclan poco a poco o incluso se ponen al mismo nivel. Quien esté en contra de las cuotas para las mujeres: ¡es un antįfēministª!

Quien quiera ceñirse al matrimonio entre un hombre y una mujer: ¡hom óf obo! ¿Un niño debe tener un padre y una madre? ¡Biólogo! No importa quién críe a un niño o cuántos lo hagan. Al fin y al cabo, la paternidad es solo un constructo social. Para la agenda de gé nero toda relación, toda forma de familia, toda constelación de convivencia humana, todo debe ser igualmente bueno y sobre todo «aceptado». Este patrón se ha repetido innumerables veces en la historia: Cuando se ha disciplinado a una masa suficiente y se han ocupado suficientes puestos de poder, comienza la persecución y el silenciamiento de los disidentes y críticos de una doctrina. Se les proporcionan palabras de lucha a las que previamente se les ha añadido un carácter vituperable por métodos propagandísticos. Se supone que los que lleven este estigma serán percibidos por el público como sujetos peligrosos, criminales o enfermos mentales que deben temer por su carrera y su futuro. Según el método del comunista chino Mao Tse Tung: «¡ Castiga a uno y educarás a mil!»

Las raíces ocultas de la agenda de gènęrø: El plan maestro para una sociedad asêxû@da. Alejandro Kaiser

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: