La Última Cena y el Reino de Dios

Jesús es el heredero de la alianza con David. Él es rey eterno sobre Israel y sobre todas la naciones (Lucas 1, 32-33). Pero ahora promulga una nueva alianza entre Él mismo y los discípulos, extendiendo los privilegios de la alianza de Dios, más allá de la Casa de David, a todos los apóstoles. Los apóstoles como Cristo, se convierten en herederos del Reino de David, y como herederos, disfrutan de los privilegios de los hijos de Dios: comen en la mesa real y se sientan en los tronos de la casa real, para juzgar a las doce tribus.

Todo ello acerca el Reino de David, el Reino de Dios y la Iglesia. Y nos lo acerca a nosotros.

Porque Cristo lo dejó claro: El Reino de Dios es la Iglesia, y pertenece a los hijos de Dios. Porque “los hijos comparten la sangre y la carne” (Hechos 2, 15) del gran rey.

La fe es razonable (Scott Hahn)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s