La expansión del Cristianismo

No prueba que exista por influencia divina, por tanto no se puede demostrar que el cristianismo es la religión verdadera El hecho de que una religión se expanda rápidamente o de que quienes creen en ella estén dispuestos a morir por su fe no prueba que esa religión es la verdadera. Por ejemplo, el IslamSigue leyendo «La expansión del Cristianismo»

El argumento de la milagrosa expansión del Cristianismo

Enunciación: La cuarta vía para mostrar la veracidad de la religión cristiana se basa en el claro carácter milagroso de la expansión inicial del Cristianismo y se estructura como sigue: 1. Si una religión exhibe singularmente una clara “ayuda divina” en su expansión inicial, debe ser la religión verdadera. 2. Teniendo prácticamente todo en suSigue leyendo «El argumento de la milagrosa expansión del Cristianismo»

El argumento de la milagrosa expansión del Cristianismo

Enunciación: para mostrar la veracidad de la religión cristiana se basa en el claro carácter milagroso de la expansión inicial del Cristianismo y se estructura como sigue: 1. Si una religión exhibe singularmente una clara “ayuda divina” en su expansión inicial, debe ser la religión verdadera. 2. Teniendo prácticamente todo en su contra desde elSigue leyendo «El argumento de la milagrosa expansión del Cristianismo»

Eran simples alucinaciones

No hubo tal cosa como una resurrección real sino que los discípulos, por causa del estado psicológico en que se encontraban luego de la muerte de su maestro, alucinaron que este había resucitado y por ello empezaron su predicación Respuesta: Esta es la llamada teoría de la alucinación cuyo principal defensor en la actualidad esSigue leyendo «Eran simples alucinaciones»

El testimonio de las apariciones:

La hipótesis de la resurrección es la que mejor se corresponde con el testimonio de las apariciones. Y es que, como dice Luke Johnson, “se necesita algún tipo de experiencia poderosa y transformadora para generar la clase de movimiento que fue el Cristianismo”. Ahora bien, ¿qué experiencia más poderosa y transformadora habría que una experienciaSigue leyendo «El testimonio de las apariciones:»

El argumento de la resurrección de Cristo

La creencia de los discípulos originales: Los primeros discípulos sincera y repentinamente creyeron que Jesús había resucitado de entre los muertos. Este es un hecho innegable. Tan central y constitutiva era la creencia en la resurrección para los primeros cristianos que San Pablo llega a decir: “Si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe”Sigue leyendo «El argumento de la resurrección de Cristo»

Jesucristo no manda cosas imposibles

Evangelio según san Mateo, 5: 43- 48 «Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos; haced bien a los que os aborrecen. Y rogad por los que os persiguen y os calumnian: Para que seáis hijos de vuestro Padre, que estáSigue leyendo «Jesucristo no manda cosas imposibles»

Cristianismo, la religión verdadera

El argumento de la resurrección de Cristo Enunciación La tercera vía para mostrar la veracidad de la religión cristiana se basa en la fuerza explicativa de la tesis de resurrección de Cristo frente a ciertos hechos históricos y se estructura como sigue: 1. Si Jesucristo resucitó de entre los muertos, entonces el Cristianismo es laSigue leyendo «Cristianismo, la religión verdadera»

La Naturaleza y la Gracia

La naturaleza es codiciosa, más le gusta recibir que dar, quiere tener cosas personales y propias La gracia es compasiva y generosa, huye de singularidades, con poco se contenta, «más placer encuentra en dar que en recibir» (Hechos de los apóstoles 20.35) La naturaleza inclina a las creaturas a la carne, a las vanidades, aSigue leyendo «La Naturaleza y la Gracia»

La Naturaleza y la Gracia

La naturaleza le teme a las humillaciones y los desprecios; la gracia goza de «sufrir afrentas por el nombre de Jesús» (Hechos de los Apóstoles 5, 41) A la naturaleza le gusta la ociosidad y el descanso corporal; la gracia no puede estar ociosa, y con gusto se dedica al trabajo La naturaleza procura tenerSigue leyendo «La Naturaleza y la Gracia»