LA INVESTIGACIÓN DE LAS CAUSAS DE LA HoMøSEXûALįDåD SE DETUVO CASI POR COMPLETO: LAS CONSECUENCIAS FATALES


Günter Dörner desarrolló la teoría de las «fases críticas». Los defensores de la trąnsvęrsalizæciºn de gënėr0 afirman, pues, que este no viene dado, sino que es impuesto por la sociedad. El pionero de la teoría de gënėr0 y de los conceptos de «comportamiento de rol de gënėr0» e «identidad de gënėr0» es el investigador sēxûąl neozelandés John Money, que parece ser una especie de gurú de los teóricos del gënėr0 incluso después de su muerte. Sin embargo, lo que tal vez no sepan los seguidores de John Money es que puede haber sido debido al fracaso de su intento de reeducación que se convirtió en un creyente de la teoría de las «fases críticas» y en un admirador del investigador hormonal


Günter Dörner. Como director del Instituto de Endocrinología Experimental (Hormonología) del hospital universitario Charité de Berlín, Dörner había presentado sus primeros resultados de investigación sobre la diferenciación sēxûąl del cerebro, que situó en una «fase crítica» o «sensible» en pleno embarazo, justo en el momento en que Money fracasó con su intento de reeducación.

Las «fases críticas» son fases de desarrollo antes de las cuales no se produce ningún desarrollo y después de las cuales se completa el desarrollo. Dörner consideraba que los desequilibrios hormonales eran la causa de la aparición de comportamientos atípicos de género—especialmente la homōsexû@lidad y la trānsēxü@lidad— como resultado de una disfunción de la producción de hormonas sęxûâles en la que intervienen las cortezas suprarrenales a mediados del embarazo, que se activan por influencias ambientales, especialmente el estrés psicológico extremo y prolongado.

Las cortezas suprarrenales del feto serían, por tanto, el punto de intersección donde se encuentran la biología y la psique, donde la naturaleza, por así decirlo, ya en el vientre materno, tiene precedencia sobre la crianza. Dörner había dedicado casi toda su vida científica a este tema, además de otros (sobre todo el desarrollo de la diabetes y los trastornos mentales, así como la influencia de las hormonas endocrinas durante el embarazo). Dörner había considerado que las diferentes proporciones de la hormona sexûâl masculina testosterona con respecto a la femenina estradiol en los meses de gestación cuatro a seis eran el factor más importante en la diferenciación de gënėr0 del cerebro. A mediados de los años noventa, Dörner propuso un modelo de diferenciación del gënėr0 humano—que incluye el cerebro— que prácticamente no deja lugar a teorías especulativas sobre el género. Este modelo está respaldado por los resultados de numerosas investigaciones de otros científicos, que no se pueden enumerar todos aquí, pero cuyo denominador común es que estas investigaciones estaban libres de influencias ideológicas.

Las raíces ocultas de la agenda de gènęrø: El plan maestro para una sociedad asêxû@da. Alejandro Kaiser

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: