Pues parece que hay que hacerlo


Pablo no se encontraba en la última cena, pero lo que recibió del Señor, no fué sino a traves de los apóstoles, un regalo precioso, un regalo de incanculable valor, el Santo Sacrificio de Misa
Porque yo recibí del Señor lo que también os tramití: que el Señor Jesús, la noche en que fue entragado, tomó pan, y dando gracias, lo partío y dijo: “Esto es mi cuerpo, que se da por vosotros; haced esto en memoria mía”. Y de la misma manera, después de cenar, tomó el cáliz, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; cuantas veces lo bebáis, hacedlo en memoria mía” (1 Corintios 11, 23-25)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s