Categoría: CONSTITUCIÓN SACROSANCTUM CONCILIUM SOBRE LA SAGRADA LITURGIA

Servidores de la oración



Los ministros ordenados son también responsables de la formación en la oración de sus hermanos y hermanas en Cristo. Servidores del buen Pastor, han sido ordenados para guiar al pueblo de Dios a las fuentes vivas de la oración: la palabra de Dios, la liturgia, la vida teologal, el hoy de Dios en las situaciones concretas (cf PO 4-6).

Sacrificio


El lenguaje sacrificial aparece también en los escritos de los discípulos de los apóstoles. El antiquísimo libro denominado la Didaché he utilización repetidamente el vocablo “sacrificio” para referirse a la Eucaristía: “Y en el día señalado del Señor os reunireis y partireis es el pan en acción de gracias, primero confesado vuestros pecados, para que vuestro sacrificio pueda ser puro.
San Ignacio de Antioquia, que escribió pocos años después de la muerte de los apóstoles, habitualmente se refería a la Iglesia como el “lugar de los sacrificios”
Didaché 14, 1Efesios 5, 2 A los de Tralles 7, 2 A los de Filadelfia 4
La de es razonable (Scott Hahn)

Santo Sacrificio

Los primeros cristianos vivieron en una sociedad donde el sacrificio era algo comun a toda religion. Aquellos que provenían del judaismo estaban familiarizados con los sacrificios del templo de Jesuralem. Si procedían del paganismo, conocían tambien los sacrificios a las deidades paganas. Pero todos aquellos sacrificios cedieron ante el rito que denominaban normalmente “el sacrificio”.
Hebreos cita el Salmo 50, 23, que anima a la Iglesia a un continuo “sacrificio de alabanza” (Hebreos 13, 15)
Pablo utiliza con frecuencia el lenguaje del culto sacrificial; palabras tales como leitourgia (Filipenses 2,17)
Eucaristia (Acción de gracias) 2 Corintios 9,11
Thusia (Sacrificio) Filipenses 4,18
Hierourgein (servicio Sacerdotal) Romanos 15,16
Prosphoron (ofrenda) Romanos 15,16

Pedro habla de la Iglesia en su conjunto como un sacerdocio destinado a “ofrecer sacrificios espirituales agradables a Dios por medio de Jesucristo (1 Pedro 2,5)

El Libro del Apocalipsis y la Santa Misa


En el libro del Apocalipsis describe esta asamblea como la cena de las bodas del cordero (Apocalipsis 19,9). La cena tiene lugar en el altar del cielo (Apocalipsis 8,3), donde los cálices son derramados (Apocalipsis 14,10). En el Apocalipsis, al igual que en la primera Carta de San Pablo a los Corintios, vemos que los cálices eucarísticos son copas de bendición para los fieles, pero copas de perdición para los pecadores (1 Corintios 11, 28-30) Cuando los católicos van a Misa, beben el Caliz de bendicion… una comunión de la sangre de Cristo (1 Corintios 10,16) Van al cielo, como Juan cuando fue en el Espíritu en el Día del Señor, y como los cristianos de Corinto cuando se reunían en asamblea litúrgica (1 Corintios 11, 18), Los primeros cristianos fueron a la asamblea de los primogénitos… incorporados a los cielos, y continuamos haciendolo…

Joseph Ratzinger A New Song for the Lord

The Spirit of the liturgy

Pues parece que hay que hacerlo


Pablo no se encontraba en la última cena, pero lo que recibió del Señor, no fué sino a traves de los apóstoles, un regalo precioso, un regalo de incanculable valor, el Santo Sacrificio de Misa
Porque yo recibí del Señor lo que también os tramití: que el Señor Jesús, la noche en que fue entragado, tomó pan, y dando gracias, lo partío y dijo: “Esto es mi cuerpo, que se da por vosotros; haced esto en memoria mía”. Y de la misma manera, después de cenar, tomó el cáliz, diciendo: “Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; cuantas veces lo bebáis, hacedlo en memoria mía” (1 Corintios 11, 23-25)

Sacramentos

en el Nuevo Testamento prescribe varios ritos y manda a los cristianos llevarlos a la práctica: el bautismo (Mateo 28,19), la Eucaristía (Lucas 22,19), la unción de enfermos (Santiago 5, 14), la confesión de los pecados (Santiago 5,16) y la ordenación clerical (1 Timoteo 4,14). Fiel a la palabra de Dios, la Iglesia Católica continúa practicando esos ritos
CF Jean Daniélou, The Bible and the Liturgy (Notre Dame, IN. University of Notre Dame Press, 1956)

Liturgia

Concilio Vaticano II:
Que nadie , aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por inciativa propia en la liturgia
(Sacrosanctum Concilium, Sobre la Liturgia No. 22, 3)

Liturgia


Cada uno de estos puntos tiene razón de ser, su significación espiritual, su importancia particular: cada uno contribuye de por sí a llevar a cabo con la fe que se requiere el sublime sacrificio del Altar

Liturgia

CONSTITUCIÓN SACROSANCTUM CONCILIUM SOBRE LA SAGRADA LITURGIA (números 22 y 23)
“Que nadie, aunque sea Sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la Liturgia, No se introduzcan innovaciones si no lo exige una utilidad verdadera y cierta de la Iglesia, y sólo después de haber tenido la precaución de que las nuevas formas se desarrollen, por decirlo así, orgánicamente, a partir de la ya existentes”

El Santo Sacrificio de la Misa

§3. Por lo mismo, nadie, aunque sea sacerdote, añada, quite o cambie cosa alguna por iniciativa propia en la Liturgia.

CONSTITUCIÓN SACROSANCTUM CONCILIUM SOBRE LA SAGRADA LITURGIA