Los hijos en las cosas de Dios

El hombre que impide a su hijo o a su servidor asistir a Misa, parece decirle: No es a Dios, sino a mí, a quien debes servir. En verdad, esos cristianos son peores que los paganos, y a la hora de la muerte sabrán la enormidad de su pecado #hijos #Dios #santosacrificiodelamisa #eucaristía #misa #impedirSigue leyendo «Los hijos en las cosas de Dios»

El hombre conoce el bien y el mal moral

– El hombre goza del bien que hace, y siente remordimientos si obra mal. El animal no conoce más que el bien agradable y el mal nocivo a sus sentidos: jamás hallaréis a un animal rastros de remordimientos. Así como no conoce la verdad, este alimento de los espíritus, tampoco conoce el deber, esta fuerzaSigue leyendo «El hombre conoce el bien y el mal moral»

La liturgia depende de la autoridad eclesiástica

Por su misma naturaleza Dado, pues, que la sagrada liturgia es ejercida sobre todo por los sacerdotes en nombre de la Iglesia, su organización, su reglamentación y su forma no pueden depender sino de la autoridad eclesiástica. Esto no sólo es una consecuencia de la naturaleza misma del culto cristiano, sino que está confirmado porSigue leyendo «La liturgia depende de la autoridad eclesiástica»

Fssp

V. Acordaos, oh Señor, de Vuestra Congregación.R. Que poseísteis desde el principio. Oremos¡Oh Señor Jesús! Tu que nacíste como testimonio de la Verdad, y que amas hasta el fin a quienes has elegido, dígnate aceptar benígnamente nuestras súplicas por nuestros pastores.Tú que todo lo sabes, tú sabes que ellos te aman y que todo loSigue leyendo «Fssp»

Jesucristo, Redentor del mundo

«El Mediador entre Dios y los hombres» [1], el gran Pontífice que penetró hasta lo más alto del cielo, Jesús, Hijo de Dios[2], al encargarse de la obra de misericordia con que enriqueció al género humano con beneficios sobrenaturales, quiso, sin duda alguna, restablecer entre los hombres y su Criador aquel orden que el pecadoSigue leyendo «Jesucristo, Redentor del mundo»

Grados de la obediencia

Obediencia de principiante: Se aplican antes que a otra cosa a guardar fielmente los mandamientos de Dios y de la iglesia; y a someterse por lo menos exteriormente a las órdenes de los superiores legítimos con diligencia puntualidad y espíritu sobrenatural TANQUEREY, Op. cit. P. 683

Santo Sacrificio de la Misa

La Santa Misa es superior a todas las demás devociones. El que la abandona, pronto seca en sí las fuentes de la piedad. Así como el sol vivifica todas las plantas, así también la Misa da mayor mérito a todas las obras. El sol de por sí es más luminoso y más útil a laSigue leyendo «Santo Sacrificio de la Misa»

Santo Sacrificio de la Misa

La ofrenda de la preciosa sangre puede ser hecha en todo tiempo y en cualquier lugar, pero nunca y en ninguna parte tan fructuosamente como en la Misa, porque allí está real y verdaderamente. El que en la Misa dice: Señor, os ofrezco esta sangre divina por manos del sacerdote, ofrece realmente la preciosa sangreSigue leyendo «Santo Sacrificio de la Misa»

Santo Sacrificio de la Misa

Te doy mi cuerpo divino y mi pasión amarga, para que a tu vez, me los ofrezcas como tu bien, Hazme estos dones; yo te los devolveré después; ofrécemelos otra vez y a cada ocasión tu mérito se multiplicará; por que lo que el hombre hace en la tierra, le será centuplicado en la eternidadSigue leyendo «Santo Sacrificio de la Misa»

Santo Sacrificio de la Misa

es indispensable ofrecerla a Dios, uniendo la intención a la del sacerdote. Esta necesidad dimana de la naturaleza misma de la Misa, puesto que es un sacrificio. En consecuencia, los fieles que se conforman con orar durante su celebración, aunque cumplen con el precepto de la iglesia, no participan de las gracias propias de laSigue leyendo «Santo Sacrificio de la Misa»