La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?

El rey davídico está destinado a regir sobre las doce tribus de Israel; pero también sobre todas las naciones. Los evangelios muestran -mediante muchos signos- que Jesús trata de restaurar la unidad de las doce tribus. Nombra a doce apóstoles y les promete que juzgarán a “las doce tribus de Israel” (Lucas 22,30) Figuras clave, como la profetisa Ana, de la tribu de Aser, representa al resto fiel de Israel, en contraste con las tribus “perdidas” del norte (Lucas 2, 36). Mediante su predicación en Galilea, Samaria y Judea, Jesús obtuvo una “multitud” (Lucas 19, 37) de seguidores que procedían de los antiguos territorios del Israel unido. Con su entrada en Jerusalén, conformó un reino reunificado. Además, el reinado de Jesús sería “luz para iluminar a los gentiles” (Lucas 2, 32). Lucas trazó la genealogía de Jesús a partir de Adán, no desde Abraham. Jesús curó tanto gentiles como a judíos (Lucas 7, 1- 10). Predijo que “vendrán de oriente y de occidente y del norte y del sur” y se pondrán a la mesa en el Reino de Dios (Lucas 13, 29). Y ordena que “se predique en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén (Lucas 24, 47)

La fe es razonable (Scott Hahn)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s