Categoría: Adán

Sobre Mateo capitulo 1



Dice: “Libro de la generación de Jesucristo”, porque sabía que antes se había escrito: “Libro de la generación de Adán”, y empezó así para contraponer libro a libro, el Nuevo Adán al Adán viejo, ya que fue reparado por el Nuevo todo cuanto el viejo había destruido
Remigio

La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?

El rey davídico está destinado a regir sobre las doce tribus de Israel; pero también sobre todas las naciones. Los evangelios muestran -mediante muchos signos- que Jesús trata de restaurar la unidad de las doce tribus. Nombra a doce apóstoles y les promete que juzgarán a “las doce tribus de Israel” (Lucas 22,30) Figuras clave, como la profetisa Ana, de la tribu de Aser, representa al resto fiel de Israel, en contraste con las tribus “perdidas” del norte (Lucas 2, 36). Mediante su predicación en Galilea, Samaria y Judea, Jesús obtuvo una “multitud” (Lucas 19, 37) de seguidores que procedían de los antiguos territorios del Israel unido. Con su entrada en Jerusalén, conformó un reino reunificado. Además, el reinado de Jesús sería “luz para iluminar a los gentiles” (Lucas 2, 32). Lucas trazó la genealogía de Jesús a partir de Adán, no desde Abraham. Jesús curó tanto gentiles como a judíos (Lucas 7, 1- 10). Predijo que “vendrán de oriente y de occidente y del norte y del sur” y se pondrán a la mesa en el Reino de Dios (Lucas 13, 29). Y ordena que “se predique en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las gentes, comenzando desde Jerusalén (Lucas 24, 47)

La fe es razonable (Scott Hahn)

Adán


Dios “coronó” a toda la humanidad en Adán y concedió “dominio” y “poder” a la primera pareja y a su prole. Los pueblos antiguos reconocieron en el relato del Génesis las costumbres comunes de los reyes, que reunían tierras para transmitirlas luego a sus hijos y herederos. Pero Adán era más que un simple rey. Era un rey sacerdotal. El Génesis relata que Dios le exigió unas obligaciones específicas, descritas por los verbos hebreos Abodah y Shamar (generalmente traducidos como “cultivar” y “guardar”)En otro lugar del Pentateuco, estos verbos aparecen juntos para referirse al servicio ritual de los sacerdotes y levitas en el santuario (Números 3, 7-8; 9,26; 18, 5-6). Al describir el servicio sacerdotal, deben traducirse por administrar y guardar. Los sacerdotes se ocupaban de ofrecer el servicio sacrificial a Dios y proteger el santuario de cualquier profanación. Estas claves escrituristicas sugieren la intención de los autores bíblicos de describir toda la creación como un templo real construido por un rey celestial. Se representa intencionadamente a Adán como primogénito real y sacerdote principal; en definitiva, como un sacerdote-rey establecido para gobernar, como vice-regente, sobre el templo-reino de la creación
Father Who Keeps His Promises: Gods Covenant Love in Scripture