Alabado, obedecido y glorificado

Los que atribuyen a Dios todo lo bueno que han recibido no buscan alabanzas de las demás personas (¿qué tienes tú que no hayas recibido? Y si lo has recibido ¿porqué te vas a enorgullecer por ello?, decía San Pablo). Lo que desean es que Dios sea siempre alabado, obedecido y glorificado. Y ésta es siempre su única intención
Dios dispersa a los orgullosos de corazón y engrandece a los humildes (Lucas 1, 47)

Imitación de Cristo (Tomás de Kempis) 1418

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: