LA REFUTACIÓN DE LA TRANSVERSALIZACIÓN DE GÉNęRº: ILUSIONES EN LUGAR DE CIENCIA


Butler utiliza la teoría del lenguaje para su argumentación e invierte la comprensión común del lenguaje, que dice que un término designa algo, que hace referencia a algo. Para ello, toma prestado de la teoría posmoderna de los signos y de ciertos modelos de pensamiento del filósofo francés Michel Foucault, perteneciente al posestructuralismo. Esto dio lugar al «constructivismo radical», según Jean- Paul Sartre, quien afirmó que cada ser humano debe hacerse a sí mismo lo que es. Así, también crea su realidad completamente solo. Por lo tanto, el matrimonio, la familia, las naciones y las normas éticas son creadas por el hombre, «construidas», y también podrían ser «deconstruidas» de nuevo.

En general, se asume que, por ejemplo, el concepto «mesa» existe porque el objeto «mesa» existe. La existencia del objeto es, por tanto, el origen del término. El término «mesa» describe el objeto real y lo representa lingüísticamente de una manera determinada. De este modo, somos capaces de abstraer las múltiples formas de la categoría «mesa» en una «idea de mesa» y de reconocerla y nombrarla como tal. Por tanto, las mesas tienen aspectos muy diferentes y, sin embargo, rara vez habrá desacuerdo sobre si un determinado objeto puede llamarse» mesa» o no. La teoría de las formas de Platón ya describe claramente este fenómeno del cerebro humano. En resumen: primero es la realidad y solo después el concepto. La mejor manera de ilustrar que esta suposición es correcta es simplemente analizar la teoría contraria de Judith Butler—basada en el constructivismo radical— hasta su conclusión lógica: Butler cuestiona la función descriptiva de los conceptos y desarrolla la siguiente teoría: el lenguaje no describe la realidad, al contrario, crea la realidad.

Si volvemos a tomar el ejemplo de la mesa, esto significa que «la mesa» no existe en sí misma, sino que solo aparece en nuestra idea del concepto de «mesa» y lo que la determina es nuestra idea del objeto «mesa». Así pues, aquí está: primero el concepto y luego la realidad. Una ocurrencia absurda. En base a eso, se podría utilizar el lenguaje para hacer realidad los unicornios y otras criaturas míticas. Pura ilusión. Papá Noel también surgió gracias al lenguaje, pero aun así, ningún Papá Noel de verdad sube por miles de millones de chimeneas en esta festividad. Según esta teoría, las tormentas o las erupciones volcánicas también podrían evitarse simplemente dejando de hablar de ellas y, preferiblemente, borrándolas de todos los diccionarios.

Cuando los científicos descubrieron, tras examinar la momia de Ramsés II, que el faraón había muerto probablemente de tuberculosis, el constructivista francés Robert Latour negó que esto fuera posible porque Robert Koch no había descubierto el virus hasta 1882: «Antes de Koch, el virus no tenía existencia real» (1). Qué visión del mundo tan absurda.

Las raíces ocultas de la agenda de gènęrø: El plan maestro para una sociedad asêxû@da. Alejandro Kaiser

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: