Index librorum prohibitorum, 1571



La cantidad de títulos que empiezan a prohibirse por entonces da cuenta de la peligrosidad que las ideas por sí mismas comienzan a revestir para un orden en plena descomposición. Muchos impresores, y no solo los autores, serán a la postre perseguidos.

Pero la imprenta continúa desarrollándose, y todo apunta a ampliar el público, porque es precisamente el gran público lo que está en juego (entre el siglo XV y el XVI se editaron entre 150 y 200 millones de copias de libros en Europa).

Por ello incluso el latín vulgar empieza a ser reemplazado por las lenguas romances, por las itálico-occidentales, o bien deja aquel de imponerse cada vez más a diferentes niveles por sobre las variedades populares en desarrollo que mayoritariamente. Vicente Gonzalo Massot, Max Weber y su sombra. La polémica sobre la religión y Ediciones de dos mil libros ya era cosa frecuente para el siglo XVI. Los derechos de autor recién se introducirían en el siglo siguiente, en Inglaterra.

En 1762, Oliver Goldsmith decía: «En la actualidad, los pocos poetas de Inglaterra ya no dependen de los grandes para su subsistencia; ahora no tienen más patrones que el público, y este, considerado colectivamente, es un amo bueno y generoso». formaron el resto del árbol genealógico de las lenguas germánicooccidentales.

El propio Lutero tradujo la Biblia a un alemán muy claro (sus tesis llegaron a toda Alemania en solo quince días gracias a la imprenta, y al resto de Europa en solo un mes), mientras John Wyclif había hecho lo propio con el inglés bastante tiempo antes. En 1501, por ejemplo, en París, apenas el 9% de los libros publicados eran en francés, mientras que en 1530 el guarismo se disparó al 26 % y, en lo sucesivo, no dejaría de crecer. Descartes ya usaría el francés para escribir su Discurso del método en 1637, y agradecía de la siguiente manera al traductor de Los principios de la filosofía: «Vuestra traducción de mis Principios es tan clara y perfecta, que espero que sean leídos por más personas en francés que en latín y que sean mejor comprendidos»

Paralelamente, el campo universitario también mostrará cambios cuantitativos y cualitativos. «Entre comienzos del siglo XIV y 1500 las universidades europeas pasaron de ser unas quince o veinte a ser cerca de setenta», habiendo sido la mayoría de las nuevas universidades fundadas por el poder secular, como las de Viena, Heidelberg y Leipzig. Era evidente que la cultura estaba cambiando de manera drástica, cuantitativa y cualitativamente, y ese cambio iba acompañado por el desarrollo de los mecanismos de producción y reproducción cultural. En suma, la esfera de la cultura en la sociedad


Ediciones de dos mil libros ya era cosa frecuente para el siglo XVI Los derechos
de autor recién se introducirían en el siglo siguiente, en Inglaterra. * En 1762, Oliver
Goldsmith decía: <En la actualidad los pocos poetas de Inglaterra ya no dependen
de los grandes para Su subsistencia; ahora no tienen más patrones que el público,
este, considerado colectivamente, es un amo bueno y generosox a Citado en Daniel
Bell. S Las contradicciones culturales del capitalismo (Madrid: Alianza, 1977), P. 28


Lucien Febvre; Henri-Jean Martin The Coming of the Book: The Impact of
Printing 1 450-1800 (Londres: Verso, 1976), p. 262

Margaret Aston, The Fifteenth Century: The Prospect of Europe (Londres: Thames and Hudson. 1968), p 76 Citado en John Thompson, S Los media la modernidad Barcelona: Paidós, 2017), p. 85

Watson, Ideas, P. 608

René Descartes, Los principios de la flosofia (Madrid: Alianza S 1995), p. 7

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: