La iglesia es apostólica

Y no sólo es una cuestión de credenciales, aunque también las credenciales son importantes. Es una cuestión del don – del carisma o gracia – conferido a través de la imposición de unas manos divinamente cualificadas (1 de Timoteo 4; 14). Los clerigos así ordenados se convierten en ×administradores de los misterios de Dios× (1 de Corintios 4,1) con el poder que Dios da para llevar a cabo esa administración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s