Confesionario


Salmo 31:5 Reconocí mi pecado y no te oculté mi culpa; me dije: «Confesaré a Yahvé mis rebeldías». Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado
¿Acaso hay bajo el sol de este mundo algún objeto que pueda permanecer para siempre? ¿O es que piensas que algún bien de la tierra va a saciar tus anhelos? Y si poseyeras todos los bienes de la tierra ¿Qué sería eso sino vanidad de vanidades? Eclesiástico 1
Eleva los ojos a Dios en las alturas, pídele perdón por tus pecados y negligencias. Deja las locuras a los locos, las vanidades a los vanos, y tú dedícate a lo que Dios te ha mandado.
Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)
Basílica Nuestra Señora del Rosario Guatemala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s