Categoría: Templos

Dios padre



Podemos invocar a Dios como “Padre” porque Él nos ha sido revelado por su Hijo hecho hombre y su Espíritu nos lo hace conocer. Lo que el hombre no puede concebir ni los poderes angélicos entrever, es decir, la relación personal del Hijo hacia el Padre (cf Jn 1, 1), he aquí que el Espíritu del Hijo nos hace participar de esta relación a quienes creemos que Jesús es el Cristo y que hemos nacido de Dios (cf 1 Jn 5, 1)

Sagrado Corazón de Montmartre

La Basílica del Sagrado Corazón de Montmartre es un basílica menor, y templo expiatorio y santuario de adoración eucarística, situado en la colina de Montmartre, en Clignancourt, Paris

Nuestra Señora de las Victorias

Basílica de Nuestra Señora de las Victorias, París Francia
Por aquí pasó Santa Teresa de Lisieux, camino en búsqueda del papa para el ingreso a la comunidad religiosa del carmelo a temprana edad

La oración contemplativa



es mirada de fe, fijada en Jesús “Yo le miro y él me mira”, decía a su santo cura un campesino de Ars que oraba ante el Sagrario (cf F. Trochu, Le Curé d’Ars Saint Jean-Marie Vianney). Esta atención a Él es renuncia a “mí”. Su mirada purifica el corazón. La luz de la mirada de Jesús ilumina los ojos de nuestro corazón; nos enseña a ver todo a la luz de su verdad y de su compasión por todos los hombres.

La contemplación dirige también su mirada a los misterios de la vida de Cristo. Aprende así el “conocimiento interno del Señor” para más amarle y seguirle (cf San Ignacio de Loyola, Exercitia spiritualia, 104)

Es escucha de la palabra de Dios. Lejos de ser pasiva, esta escucha es la obediencia de la fe, acogida incondicional del siervo y adhesión amorosa del hijo. Participa en el “sí” del Hijo hecho siervo y en el “fiat” de su humilde esclava.

La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?

La monarquía estaba también vinculada al Templo. El evangelio de Lucas comienza en el Templo. Jesús niño también aparece allí, Jesús expulsó del Templo a comerciantes y cambistas. En la mayor parte del evangelio se le ve dirigiéndose al Templo. y el clímax se alcanza cuando Jesús llega a Jerusalén, donde purifica el Templo y enseña en él (Lucas 19, 45; 21, 38)

La fe es razonable (Scott Hahn)

El sacrificio eficaz


Hebreos 9:12 Y penetró en el santuario una vez para siempre, no con sangre de machos cabríos ni de novillos, sino con su propia sangre, consiguiendo una liberación definitiva 9:13 Pues si la sangre de machos cabríos y de toros y la ceniza de una becerra santifican con su aspersión a los contaminados, en orden a la purificación de la carne,9:14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin tacha a Dios, purificará de las obras muertas nuestra conciencia para rendir culto al Dios vivo!

Confesionario


Salmo 31:5 Reconocí mi pecado y no te oculté mi culpa; me dije: «Confesaré a Yahvé mis rebeldías». Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado
¿Acaso hay bajo el sol de este mundo algún objeto que pueda permanecer para siempre? ¿O es que piensas que algún bien de la tierra va a saciar tus anhelos? Y si poseyeras todos los bienes de la tierra ¿Qué sería eso sino vanidad de vanidades? Eclesiástico 1
Eleva los ojos a Dios en las alturas, pídele perdón por tus pecados y negligencias. Deja las locuras a los locos, las vanidades a los vanos, y tú dedícate a lo que Dios te ha mandado.
Imitación de Cristo (Tomás de Kempis)
Basílica Nuestra Señora del Rosario Guatemala