Santo Sacrificio de la Misa

No hay lengua humana que pueda expresar los frutos de gracia y bendiciones que mana de la ofrenda del Santo Sacrificio de la Misa. El pecador encuentra allí su reconciliación con Dios y el justo una justificación más amplia, allí los pecados son perdonados, los vicios ahogados, los méritos se aumentan y las asechanzas delSigue leyendo “Santo Sacrificio de la Misa”

Sufrir con paciencia

Grande y saludable purgatorio tiene ya en este mundo la persona que sabe sufrir con paciencia, y que al recibir un mal trato le entristece más el pecado que comete el otro que la ofensa que ha recibido; que reza cariñosamente por quienes le ofenden, y perdona de todo corazón sus ofensas, que si leSigue leyendo “Sufrir con paciencia”

El Juicio y los castigos que esperan a los pecadores

En todo lo que haces, dices y piensas, mira el fin que te espera, y cómo estarás ante aquel severo Juez, a quien nada se oculta, que no se ablanda con regalos ni admite excusas mentirosas, sino que fallará estrictamente dando a cada uno lo justo.O desdichado e imprudente pecador, ¿qué responderás, al que conoceSigue leyendo “El Juicio y los castigos que esperan a los pecadores”

Sola fide

la doctrina de la “sola fe” apoyándose en la cita de Rom 3,28: «Porque nosotros estimamos que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la Ley». Con base en este texto, los protestantes interpretaron que las obras buenas carecen de sentido. Hay que aclarar que San Pablo se refiere a lasSigue leyendo “Sola fide”

Sola fides»: Sólo la fe

Se dice que la salvación viene por la fe y no por las obras. En esto la Iglesia ha sido clara: la salvación viene de Dios por el sacrificio de su Hijo Jesucristo en la cruz y es dada al hombre por fe, aún sin merecerlo; pero esta fe si es sincera se transforma enSigue leyendo “Sola fides»: Sólo la fe”

Obras

¿Por qué dejar para mañana el cumplir tus buenos propósitos? Ánimo. Levántate ahora mismo de tu pereza y empieza ya enseguida diciendo: “Este es el tiempo de trabajar, éste es el tiempo de luchar, éste es el tiempo oportuno para enmendarme”Imitación de Cristo. Tomás de Kempis

Buscad las cosas del cielo

Colosenses 3:1 Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.3:2 Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra.3:3 Porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios.3:4 Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotrosSigue leyendo “Buscad las cosas del cielo”

La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?

La casa de David estaba inextricablemente vinculada a Jerusalén. Las escenas cruciales del ministerio de Jesús ocurren en Jerusalén: su proceso, su pasión y muerte. El Evangelio deja claro que la palabra de Dios se extendería “desde Jerusalén” hasta los confines de la tierraLucas24:46 y les dijo: «Así está escrito: que el Cristo debía padecerSigue leyendo “La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?”

Confesionario

Salmo 31:5 Reconocí mi pecado y no te oculté mi culpa; me dije: «Confesaré a Yahvé mis rebeldías». Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado¿Acaso hay bajo el sol de este mundo algún objeto que pueda permanecer para siempre? ¿O es que piensas que algún bien de la tierra va a saciar tus anhelos?Sigue leyendo “Confesionario”

La miseria humana

“Bajo sus múltiples formas —indigencia material, opresión injusta, enfermedades físicas o psíquicas y, por último, la muerte—, la miseria humana es el signo manifiesto de la debilidad congénita en que se encuentra el hombre tras el primer pecado de Adán y de la necesidad que tiene de salvación. Por ello, la miseria humana atrae laSigue leyendo “La miseria humana”