Análisis crítico del Islam



Es Alá el Dios verdadero? «No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta». He ahí la proclama de fe del Islam.

Es la veracidad o falsedad de esta proposición lo que determina si el Islam es o no la religión verdadera. Por tanto,la primera cuestión a la que nos enfrentamos es: es el dios predicado por Mahoma el Dios verdadero? Haciendo la importante anotación de que hay una gran coincidencia en torno al concepto básico de Dios en el Judaísmo, Cristianismo e Islam hay que decir de todos modos que existen ciertos aspectos o características en el dios predicado por Mahoma que nos llevan razonablemente a pensar que no es el Dios verdadero.

En efecto como bien ha anotado San Anselmo, Dios tiene que ser el «ser más grande concebible», o sea no debe ser posible pensar en un ser más grande o perfecto que Dios.

Ahora bien, el amor es una perfección moral pura, luego, debe existir en Dios en el máximo grado posible. Pero esto no se cumple en el concepto islámico de Dios por las siguientes tres razones:

Primero, porque la unicidad absoluta que tanto enfatizan los musulmanes respecto de Alá impide que él posea la plenitud del amor en su propio ser. Y es que, como bien ha ilustrado
el filósofo Martín Buber en su obra Yo y Tú, el amor tiene una «estructura dialógica», es decir, no puede ser pleno en una persona encerrada en sí misma, tiene que comunicarse a otro.

Pero Alá, siendo un dios unipersonal, simplemente no puede más que estar encerrado en sí mismo; podría plantearse que el «otro» al que Alá dirige su amor es el hombre o la creación pero ello destruiría el concepto mismo de Dios por cuanto haría a Alá un ser contingente que requiere necesariamente de algo fuera de sí mismo para ser ontológicamente pleno.

Luego, el dios del Islam no puede ser el Dios verdadero. ¿Y qué hay acerca del Cristianismo? Bueno, el Cristianismo resuelve muy bien esta cuestión por cuanto postula el concepto de Trinidad de acuerdo con el cual en la esencia única de Dios subsisten tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. En este esquema la realización ontológica del amor es plena porque en la esencia misma de Dios, y sin necesidad de depender de otro ser (otra esencia), las personas divinas se comunican en grado sumo el amor: el Padre existe amando al Hijo, el Hijo existe siendo amado y amando al Padre, y esa conexión singular de amor entre el Padre y el Hijo constituye al Espíritu Santo.De este modo, en el concepto cristiano de Dios si son perfectamente compatibles la unidad en el ser y la plenitud en el amor, cosa que no sucede con el dios islámico.

San Anselmo de Canterbury, Proslogion, 1078, cap. II

Martin Buber, Yo y Tú, Ed. Nueva Visión, Buenos Aires, 197

Dante A. Urbina
¿CUÁL ES LA RELIGIÓN VERDADERA?: Demostración racional de en cuál Dios se ha revelado.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: