La misa y el Antiguo Testamento

En el Antiguo testamento, los sacrifica iniciaban o restaurante la comunión entre Dios y el hombre. En el Nuevo Testamento, esto mismo lo realiza el sacrificio de la Misa, solo que de manera mucho más perfecta. Para San Ignacio y sus contemporáneos del año 105 DC. la iglesia vivía unida en comunión mediante la Eucaristía. Lo aprendieron correctamente de San Pablo, quien había escrito: Puesto que el pan es uno, muchos somos un solo cuerpo, porque todos participamos de un solo pan (1 Corintios 10, 17). Ignacio aclaro está doctrina para que nadie tuviera dudas: Presta atención, por tanto, para tener solo una Eucaristía. Porque hay solo una carne de nuestro Señor Jesucristo, y un único cáliz para mostrar también la unidad de su sangre, y solo un altar; así como hay un obispo, junto con los sacerdotes y diáconos, mis compañeros
Ignacio definió a los herejes como aquellos que se abstienen de la Eucaristía y de la oración, porque no confiesan que la Eucarística sea la carne de nuestro Salvador Jesucristo, que padeció por nuestros pecados, y que el Padre, en su bondad, resucitó

A los de Filadelfia 4
A los de Esmirna 6,2

La fe es razonable (Scott Hahn)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s