2 bandos



El antiilustrado Joseph De Maistre anotaba en un ensayo escrito en 1795: «La generación presente es testigo de uno de los espectáculos más grandiosos que hayan ocupado alguna vez los ojos humanos: la lucha sin cuartel entre el cristianismo y el filosofismo. La liza está abierta, los dos enemigos frente a frente, y el universo los mira».

La cita sin dudas resulta impactante. La consciencia de estar presenciando el espectáculo de una batalla cultural es inédita: frente a De Maistre y toda su generación se presenta un acontecimiento en sentido estricto, una novedad radical sin precedentes. Hay una lucha que ya no es meramente religiosa (como la de la Reforma); se trata, en un sentido más amplio, de una lucha cultural, porque la religión ha sido desligada de lo cultural y en esta dimensión ahora cabe el «filosofismo», es decir, la Ilustración, que coloca al hombre como hacedor de la cultura y dominador de la Naturaleza, disputando la soberanía por la mente y el espíritu humanos. Lo que colisiona con tanta claridad que impacta a De Maistre no es, como otrora, dos religiones antitéticas que disputan un dios o una doctrina sobre este, como en el caso de las luchas religiosas.

La Revolución Francesa es la batalla que enfrenta al antiguo régimen, en el que se conjugaba un Estado ya moderno con una sociedad todavía fundamentada en los esquemas del cristianismo feudal, contra esa moderna visión de las cosas que encarna la Ilustración.

Lo paradójico es que los revolucionarios, a pesar de su desprecio por la religión, no van a poder prescindir de sus formas, tal como el propio De Maistre también había observado: el filosofismo «es una fuerza esencialmente desorganizadora», dice aquel, pero ha de saberse que «todas las instituciones imaginables reposan sobre una idea religiosa, o son cosa pasajera. Son fuertes y durables en la medida en que son divinizadas». ¿Acaso la batalla cultural mantiene las formas religiosas mientras se desentiende de sus contenidos?

Joseph De Maistre, Consideraciones sobre Francia (Buenos Aires: Ediciones Dictio, 1980),

De Maistre, Consideraciones sobre Francia, pp. 59-60. Poco después De Maistre agregará que la alternativa al cristianismo no es la no religión, sino una «nueva religión», refiriéndose con ello a una religión política.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: