Amor del Padre

¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él. 1 Juan 3,1

Espíritu Santo

Nadie puede decir: “¡Jesús es Señor!” sino por influjo del Espíritu Santo (1 Co 12, 3) “Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama ¡Abbá, Padre!” (Ga 4, 6). Este conocimiento de fe no es posible sino en el Espíritu Santo. Para entrar en contacto con Cristo, es necesario primeramenteSigue leyendo “Espíritu Santo”

Evangelio

Aleluya, aleluya. Cristo hizo suyas nuestras debilidades y cargó con nuestros dolores. Aleluya.   EVANGELIO Mt 8, 1-4. Si quieres, puedes limpiarme. Lectura del santo Evangelio según San Mateo.  En aquel tiempo, al bajar Jesús del monte, lo siguió mucha gente. En esto, se le acercó un leproso, se arrodilló y le dijo: ─Señor, siSigue leyendo “Evangelio”

Cuál tu actual camino?

Cristo glorioso, al venir al final de los tiempos a juzgar a vivos y muertos, revelará la disposición secreta de los corazones y retribuirá a cada hombre según sus obras y según su aceptación o su rechazo de la gracia

Evangelio

Aleluya, Aleluya. Tú eres Pedro. Y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Aleluya.   EVANGELIO Mt 16, 13-19. Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos. Lectura del santo Evangelio según san Mateo. En aquel tiempo, al llegar a la región deSigue leyendo “Evangelio”

La Gloria de Dios consiste en que el hombre viva, y la vida del hombre consiste en la visión de Dios

La claridad de Dios vivifica y, por tanto, los que ven a Dios reciben la vida. Por esto, aquel que supera nuestra capacidad, que es incomprensible, invisible, se hace visible y comprensible para los hombres, se adapta a su capacidad, para dar vida a los que lo perciben y lo ven. Vivir sin vida esSigue leyendo “La Gloria de Dios consiste en que el hombre viva, y la vida del hombre consiste en la visión de Dios”

Evangelio

Aleluya, aleluya. Permaneced en mí y yo en vosotros, dice el Señor; el que permanece en mí da fruto abundante.  Aleluya. EVANGELIO Mt 7, 15-20. Por sus frutos los conoceréis. Lectura del santo Evangelio según san Mateo. En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Cuidado con los profetas falsos; se acercan con piel deSigue leyendo “Evangelio”