De la Justa estima de sí mismo


Todos tenemos por naturaleza el deseo de saber. Pero de qué sirve el saber mucho si no vivimos en amistad con Dios y no tenemos temor de ofenderlo?
Aunque yo conociera todos los secretos de la ciencia, si no tengo amor de caridad nada soy (1 Cor 13,2)
vVale más un humilde obrero que se enfuerza porque su vida le sea agradable a Dios, que un orgulloso sabio que se descuida a sí mismo por estar observando los astros y las estrellas.
Si yo supiera todo cuanto hay en el mundo, pero no vivivera en gracia y amistad con Dios, de qué me serviría esto ante el Divino Juez que juzgará a cada uno según sus obras?
Fuimos creados en Cristo Jesús para hacer las buenas obras que Dios desde el principio dispuso que practicáramos (Efesios 2,10)
Imitación de Cristo (Kempis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s