El obelisco de la plaza vaticana de San Pedro




El obelisco fue recolocado el 10 de septiembre de 1586 en la famosa plaza vaticana por el Papa Sixto V

El Obelisco Vaticano es uno de los trece obeliscos antiguos de Roma y está situado en la plaza de San Pedro. Realizado en granito rojo, tiene una altura de 25.3 metros y con el basamento (compuesto por cuatro leones de bronce obra de Prospero Antichi) y la cruz alcanza casi los 40 metros. La inscripción recita:

ECCE CRUX DOMINI – FVGITE – PARTES ADVERSAE – VICIT LEO DE TRIBV IVDA, en español: «Esta es la cruz del Señor, huida de zonas adversas, triunfa el león de la tribu de Judá»

El obelisco es de origen egipcio, carente de jeroglíficos, y proviene, según Plinio, de la ciudad de Heliópolis; primero fue colocado en el Forum Iulii de Alejandría y posteriormente fue llevado a Roma por Calígula en el año 40, y colocado en la spina del Circo de Nerón. Permaneció en esta posición incluso después de que el circo cayera en desuso y su superficie fuera ocupada por la necrópolis vaticana. Siglos más tarde se descubrió junto a la antigua basílica de San Pedro, al lado de la iglesia de Santa Maria della Febbre. Es el único obelisco antiguo de Roma que nunca se ha caído

Según la tradición fue Pedro quien fue murió cerca de este obelisco, fue trasladado e izado por órdenes del papa Sixto V en el verano de 1586

La concesión de una indulgencia perpetua de diez años a quien, frente al obelisco, venerase la cruz de Cristo recitando un padrenuestro y un avemaría, hizo suponer que Sixto V hubiera colocado en la gran cruz de bronce situada sobre el obelisco un trozo de la Vera Cruz el 26 de septiembre de 1586, pero con ocasión de la restauración de la cruz no se encontró reliquia alguna. Sin embargo, el 12 de abril de 1740 se colocó aquí una reliquia de la Vera Cruz dentro de un relicario procedente de la basílica de san Pedro

A sus pies la cita

Christus vincit, regnat, imperat ab omni malo plebem suam defendat

Jesucristo vence, reina, impera; Él libre a su pueblo de todo mal)

El Papa Sixto V hizo grabar estas palabras en el obelisco que se levanta en medio de la plaza de san Pedro en Roma. Estas magnificas palabras se hallan en presente, y no en pretérito, para indicarnos que el triunfo de Jesucristo es siempre actual, y que este triunfo se obtiene por la Eucaristía y en la Eucaristía.

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: