¿De dónde vendrá el Cristo?



Otro punto de controversia común es el del nacimiento virginal de Jesús.

Sucede que en Mateo 1: 23 se cita al respecto el pasaje de Isaías 7: 14. Ante ello se objeta que el pasaje se refiere al hijo de Isaías (cfr. Isaías 8: 3-4) y no al Mesías, además que la palabra hebrea almah se debe traducir simplemente como «doncella» y no como «virgen» siendo que «si uno quisiera especificar una auténtica virgen, usaría betulah».

Veamos. Si bien hay paralelos, resulta que el nombre del hijo de Isaías, Maher- salal- hasbaz (Isaías 8: 3), significa «el despojo se acerca», mientras que el nombre Emmanuel (Isaías 7: 14) tiene el significado más glorioso y pleno de «Dios con nosotros», Así que el hijo de Isaías no puede representar un cumplimiento cabal sino que ello es propio del Mesías y a ello apunta el hecho de que ya los rabinos de la Antigüedad reconocían varias referencias mesiánicas en el contexto del pasaje de Isaías .

Por ejemplo, Isaias 9: 6 dice que «nos ha nacido un niño» al cual «le darán estos nombres:
Admirable en sus planes, Dios fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz». Evidentemente, ese no puede ser el hijo de Isaías. En cuanto a que si uno se hubiera querido referir a una auténtica virgen hubiera definitivamente usado la palabra betulah, tenemos que ello no es necesariamente asi pues esta palabra también puede traducirse como «doncella» y, de hecho, hay ocasiones en que se usa y claramente no significa «virgen», como por ejemplo Isaías 47: 1 donde se hace referencia a Babilonia como una «betulah» de la que luego se dice que perderá a sus hijos (cfr. Isaías 47: 9).

Análogamente, resulta que sí es factible traducir almah (la palabra en Isaías 7: 14) como «virgen» pues más de dos siglos antes de Jesús hallamos que en la Septuaginta se vierte almah como parthenos,la palabra griega para «virgen», tal como ya atestiguaba Orígenes. Y esa es la traducción más razonable pues el propio versículo comienza diciendo «el Señor mismo les dará una señal» (Isaías 7: 14), de modo que obviamente el nacimiento debe implicar una intervención especial de Dios. Y qué cumpliría ese estándar? iPues que una virgen dé a luz!

Mikha ‘ el Ben-Yah, How to Answer a Christian: A Basic Apologetics Handbook for New Hebrews, 2015.

Michael Brown, Answering Jewish Objections to Jesus, Baker Books, Grand Rapids,
2003, vol. 3, obj. 4.3.

Orígenes, Contra Celso, Lib. I, cap. 34

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: