Tentación

«Dios no quiere imponer el bien, quiere seres libres, En algo la tentación es buena. Todos, menos Dios, ignoran lo que nuestra alma ha recibido de Dios, incluso nosotros. Pero la tentación lo manifiesta para enseñarnos a conocernos, y así, descubrirnos nuestra miseria, y obligarnos a dar gracias por los bienes que la tentación nosSigue leyendo “Tentación”

Hágase tu voluntad

Jesús, “aun siendo Hijo, con lo que padeció, experimentó la obediencia” (Hb 5, 8) ¡Con cuánta más razón la deberemos experimentar nosotros, criaturas y pecadores, que hemos llegado a ser hijos de adopción en Él! Pedimos a nuestro Padre que una nuestra voluntad a la de su Hijo para cumplir su voluntad, su designio deSigue leyendo “Hágase tu voluntad”

Oración y vida cristiana son inseparables

porque se trata del mismo amor y de la misma renuncia que procede del amor. La misma conformidad filial y amorosa al designio de amor del Padre. La misma unión transformante en el Espíritu Santo que nos conforma cada vez más con Cristo Jesús. El mismo amor a todos los hombres, ese amor con elSigue leyendo “Oración y vida cristiana son inseparables”