De suyo la creatura no tiene nada bueno, y por consiguiente, no puede enorgullecerse de nada

La verdadera gloria y santa alegría están en gloriarse en ti, no en sí; en alegrarse de tu infinito poder, no de la propia virtud; en no complacerse en criatura alguna sino por ti. Que sea glorificado tu nombre, no el mío; que sean exaltadas tus obras, no las mías; que sea bendito tu nombre,Sigue leyendo «De suyo la creatura no tiene nada bueno, y por consiguiente, no puede enorgullecerse de nada»

Santo Sacrificio de la Misa

es indispensable ofrecerla a Dios, uniendo la intención a la del sacerdote. Esta necesidad dimana de la naturaleza misma de la Misa, puesto que es un sacrificio. En consecuencia, los fieles que se conforman con orar durante su celebración, aunque cumplen con el precepto de la iglesia, no participan de las gracias propias de laSigue leyendo «Santo Sacrificio de la Misa»

La oración contemplativa

La oración contemplativa es la expresión sencilla del misterio de la oración. Es una mirada de fe, fijada en Jesús, una escucha de la Palabra de Dios, un silencioso amor. Realiza la unión con la oración de Cristo en la medida en que nos hace participar de su misterio. La contemplación busca al “amado deSigue leyendo «La oración contemplativa»

La meditación

Expresiones de la oración La meditación La meditación es una búsqueda orante, que hace intervenir al pensamiento, la imaginación, la emoción, el deseo. Tiene por objeto la apropiación creyente de la realidad considerada, que es confrontada con la realidad de nuestra vida. La meditación es, sobre todo, una búsqueda. El espíritu trata de comprender elSigue leyendo «La meditación»

La oración vocal

La oración vocal, fundada en la unión del cuerpo con el espíritu en la naturaleza humana, asocia el cuerpo a la oración interior del corazón a ejemplo de Cristo que ora a su Padre y enseña el “Padre Nuestro” a sus discípulos. La oración vocal es un elemento indispensable de la vida cristiana. A losSigue leyendo «La oración vocal»

Expresiones de la oración

La oración es la vida del corazón nuevo. Debe animarnos en todo momento. Es necesario acordarse de Dios más a menudo que de respirar. Pero no se puede orar «en todo tiempo» si no se ora, con particular dedicación, en algunos momentos: son los tiempos fuertes de la oración cristiana, en intensidad y en duración.Sigue leyendo «Expresiones de la oración»

El más grande regalo

«Cuańdo esté preparado en esta vida de amor y de celo, pediré al buen Jesús otra gracia, que es precisamente el don más precioso que pueda conceder a las almas de sus fieles, y que es éste: ser crucificado en el cuerpo y en el alma, consumiéndose incesantemente en su martirio de amor… Corazón agonizanteSigue leyendo «El más grande regalo»

La oración, indispensable para la salvación

“El que ora se salva ciertamente, el que no ora, ciertamente se condena. Si dejamos a un lado a los niños, todos los demás bienaventurados se salvaron porque oraron, y los condenados se condenaron porque no oraron. Y ninguna otra cosa les producirá en el infierno más espantosa desesperación que pensar que les hubiera sidoSigue leyendo «La oración, indispensable para la salvación»

Jesús ora también ante los momentos decisivos que van a comprometer la misión de sus apóstoles

Antes de elegir y de llamar a los Doce (cf. Lc 6, 12). Antes de que Pedro lo confiese como “el Cristo de Dios” (Lc 9, 18-20). Y para que la fe del príncipe de los apóstoles no desfallezca ante la tentación (cf. Lc 22, 32). La oración de Jesús ante los acontecimientos de salvaciónSigue leyendo «Jesús ora también ante los momentos decisivos que van a comprometer la misión de sus apóstoles»