Toda Santa


Al igual que María fue preservada para Dios en lo que atañe a su capacidad procreadora, más todavía fue preservada del pecado. Por eso el Evangelio de Juan la presenta como “Nueva Eva”, porque Eva fue la otra mujer creada libre de la herencia de pecado. Ser la Llena de Gracia es estar sin pecado; porque allí donde hubiera pecado estaría desprovista de gracia. Desde el primer momento de su vida. María fue preservada del pecado. La tradición cristiana llama a esto la “Inmaculada Concepción” de la Virgen.
Contra la proclamación católica de la ausencia de pecado en María, los críticos citan a San Pablo: “Todos han pecado y están privados de la Gloria de Dios (Romanos 3, 23). Pero este texto, en realidad, no demuestra nada. En Inglés empleamos la palabra “todos” de muchas maneras. Puede significar un colectivo universal (entendido como “toto de todas las clases”). Puede representar un colectivo más restringido (que expresa “todas las clases”). O, simplemente, puede tener sentido distributivo (indicando “algunos de todas las clases”)
En Romanos 3,23 Pablo está argumentando contra los judaizantes, para indicarles, desde varios pasajes del Antiguo Testamento, que no sólo los gentiles estaban bajo el poder del pecado, sino también muchos judíos. La palabra griega traducida como “todo” (pas) se emplea aquí en sentido distributivo y significa muchos gentiles y muchos judíos. No significa “todos sin excepción”. De hecho, no puede significar el colectivo universal sin excepción; porque no puede incluir a Jesús, que no tuvo pecado. Ni puede incluir a los niños que mueren sin uso de razón y nunca ha tenido posibilidad de cometer un pecado personal.
Más adelante, en la misma Carta de Romanos, san Pablo utiliza el término pas cuando dice que los cristianos de Roma están “llenos de todo (pases) conocimiento. Ciertamente no quiere decir que todos sean omniscientes, pues sólo Dios posee “todo el conocimiento”. Sólo quiere decir que ellos tenían toda clase de sabiduría.
En el caso de la condición pecadora de la humanidad, podemos decir que la significación de “todo” en Romanos 3, 23 es bastante fuerte, aunque no sea omnicomprensiva. Jesús mismo sería una excepción necesaria a esta afirmación. Y los cristianos siempre han creído que María es la segunda excepción. San Agustín apuntó lo siguiente en el año 415 a de C.: “Ahora, con la excepción de la Bienaventurada Virgen María, con respecto a quien, al margen de lo que atañe al Señor, no quiere plantear ninguna cuestión que tenga que ver con el asunto del pecado. con la excepcińo de la Virgen, si nosotros pudiéramos colocar juntos en un determinado lugar a todos los hombres y mujeres santos, mientras vivían aquí, y preguntarles si estuvieron siempre libres de pecado, Que se supone que habŕian contestado?
Otros críticos objetan que la ausencia de pecado en la Virgen significaría entonces que ella no tuvo necesidad de salvador. Pero de lo primero no se sigue necesariamente lo segundo. De hecho, María llama a Dios su Salvador en el Evangelio de San Lucas 1,47. Hay dos maneras en las que una persona puede ser salvada del peligro, por una intervención o por una prevención. Por ejemplo, algunas personas se redimen de la adicción a las drogas después de muchos años de rehabilitación. Otros, sin embargo, evitaron las drogas porque se les preservó de la tentación. Una buena educación en hogares sanos les alejó de hábitos perjudiciales. María fue la única persona librada de todo pecado por preservación; pero fue Dios quien la salvó
A Él sea la gloria siempre que glorificamos a la Madre que Dios creó para sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s