Día: 8 mayo, 2020

Tomar el Nombre del Señor en vano

El segundo mandamiento prohíbe el juramento en falso. Hacer juramento o jurar es tomar a Dios por testigo de lo que se afirma. Es invocar la veracidad divina como garantía de la propia veracidad. El juramento compromete el nombre del Señor “Al Señor tu Dios temerás, a él le servirás, por su nombre jurarás” (Dt 6, 13)

La reprobación del juramento en falso es un deber para con Dios. Como Creador y Señor, Dios es la norma de toda verdad. La palabra humana está de acuerdo o en oposición con Dios que es la Verdad misma. El juramento, cuando es veraz y legítimo, pone de relieve la relación de la palabra humana con la verdad de Dios. El falso juramento invoca a Dios como testigo de una mentira.

Oración

Señor Dios, origen de nuestra libertad y de nuestra salvación, escucha las súplicas de quienes te invocamos, y pues nos has salvado por la Sangre de tu Hijo, haz que vivamos siempre en ti  y en ti encontremos la felicidad eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.