El cristianismo la religión verdadera



Análisis sobre los estudios de Ehrman

Otro punto en que se muestra claramente que Ehrman está “armando una tormenta en un vaso de agua” es cuando en su “Top 10” lista tres pasajes del Evangelio de Lucas que no estarían en el texto original (Lucas 22: 20; 24: 12 y 24: 51). Pero resulta que incluso si esos pasajes no hubieran estado en el original, ello no cambia en nada el entendimiento del Cristianismo ni el contenido del Nuevo Testamento por cuanto ¡prácticamente la mismas frases y palabras aparecen en otros textos bien establecidos (Mateo 26: 28; Juan 20: 3- 7 y Hechos 1: 9,11, respectivamente)! Por tanto, los ejemplos que cita Ehrman no son para nada razón suficiente como para decir que el Nuevo Testamento no pasa la prueba bibliográfica. Más bien la evidencia confirma la fiabilidad de la transmisión de los escritos neotestamentarios.

La comparación entre los papiros y los códices de los que disponemos muestra elocuentemente esto. Tomemos, por ejemplo, al papiro P75 que contiene cerca de la mitad del texto de los Evangelios de Lucas y Juan y está fechado en torno al año 175. Ahora comparémoslo con el Codex Vaticanus que contenía prácticamente todo el Nuevo Testamento (se han perdido las páginas que van desde Hebreos 9: 14 hasta Apocalipsis) y está fechado entre el 325 y 350.

Si la tesis de Ehrman es correcta, el proceso de transmisión vía “copia de copia de copia década tras década” generaría una gran discrepancia entre ambos textos. Pero la realidad es justo la contraria: en las porciones respectivas, el texto del P75 se corresponde muy bien con el Codex Vaticanus. Caso similar se da con el papiro P52 que contiene el fragmento de Juan 18: 31- 33 y 37- 38 y está fechado en torno al año 125, siendo con ello uno de los manuscritos neotestamentarios más antiguos disponibles. Comparémoslo con el Codex Alexandrinus el cual contiene todos los libros del Nuevo Testamento y está fechado en torno al año 400. En este caso el intervalo temporal es más largo y uno podría esperar que haya fuertes discrepancias entre ambos textos.

Pero no es así: el P52 se corresponde bastante bien con el respectivo texto en el Codex Alexandrinus. En consecuencia, dado todo lo precedente, en lugar de caer en gratuitos equívocos y flagrantes exageraciones, Ehrman debería atender a las palabras de B. B. Warfield, quien escribe que “el texto original del Nuevo Testamento está claramente al alcance de la crítica textual en una tan inmensamente gran parte del volumen que no podemos desesperar respecto de su restauración” . Luego, el Nuevo Testamento ha salido plenamente fortalecido respecto de la prueba bibliográfica y si algo ha salido desacreditado es la tesis de Ehrman…

Dante A. Urbina
¿CUÁL ES LA RELIGIÓN VERDADERA?: Demostración racional de en cuál Dios se ha revelado

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: