Día: 25 septiembre, 2018

Tu Sacerdote

Aquel a quien todo el mundo explica sus problemas, pero quien generalmente no tiene a quien explicar los suyos.

Aquel que levanta a los demás cuando caen, pero a quien hunden cuando tropieza.
Aquel que ayuda a los demás a levantarse de sus errores pero quien no tiene derecho al error.

Aquel que perdona todo lo que le dicen y hacen, pero a quien generalmente nunca perdonan una palabra ni un acto.

Aquel que ora por todo el mundo y por quién casi nadie realmente ora.

Aquel que debe orar para que todo el mundo sea feliz y bendecido, pero quien no tiene derecho a hacer que su familia sea feliz.

Finalmente, ustedes no se dan cuenta que él trabaja todo el tiempo, que duerme tarde, que carga el peso de sus almas, el peso de la responsabilidad de sus vidas, que cada vez se preocupa de sus problemas, ora para que tengan una vida feliz y tranquila, tiene mucha gente en su entorno, pero en realidad ESTÁ SOLO.
Aveces se deprime frente a ustedes, sin que nadie se de cuenta!

No puede tener una vida sencilla, se espera de él que sea constantemente un modelo y ejemplo de vida cuando habla, camina, se viste…

Todo el mundo piensa que Dios se encarga de él, entonces nadie se preocupa de él…

Tal vez nunca se han dado cuenta de que aquel que les enseña el Evangelio todos los domingos, es un SER HUMANO, con virtudes y defectos.

Acuérdense de que son verdaderos hombres de Dios y oren para que permanezcan siempre en la verdad. Haz una breve oración en este instante para tu Sacerdote…

Pecados capitales

Pecados capitales
ante el deseo de acaparar riquezas, AVARICIA

Inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones. Es uno de los pecados capitales, está prohibido por el noveno y décimo mandamiento. (CIC 2514, 2534)

Pecados capitales

Pecados capitales
ante el deseo de acaparar riquezas, AVARICIA

Inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones. Es uno de los pecados capitales, está prohibido por el noveno y décimo mandamiento. (CIC 2514, 2534)

Palabras de Jesús

Los signos esenciales del sacramento eucarístico son pan de trigo y vino de vid, sobre los cuales es invocada la bendición del Espíritu Santo y el presbítero pronuncia las palabras de la consagración dichas por Jesús en la última cena: “Esto es mi Cuerpo entregado por vosotros […] Este es el cáliz de mi Sangre…”

Oración

En Cristo tenemos confianza y seguridad ante Dios. En esta Nueva Alianza, fundada no en letra, sino en el Espíritu

Evangelio

Aleluya, aleluya.
Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica, dice el Señor.
Aleluya

EVANGELIO
Lc 8, 19-21.

Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas.

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces le avisaron: –Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.
El les contestó: –Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen por obra.

Palabra del Señor