Sobre el juicio



Este juicio tendrá varias características importantes:

Sucederá en la segunda venida gloriosa de Cristo; al respecto, nadie sabe ni el día ni la hora.

Se dará allí la resurrección de la carne: los santos recobrarán un cuerpo bendito y los condenados un cuerpo maldito.

Estará presente allí, toda la humanidad, desde Adán y Eva hasta el último hombre creado. Ante todos ellos se proyectará la película de nuestra vida. Así los condenados sabrán que se condenaron por soberbia, por no haber hecho un simple acto de arrepentimiento, sabrán que muchos de los bienaventurados pudieron haber cometido pecados peores que los suyos, pero con la diferencia de haber acogido la misericordia de Dios.

Dice San Bernardo[5] que será el día de la vergüenza universal, pues quedarán al descubierto las conciencias y los corazones de todos los hombres, y serán contemplados por toda la humanidad. Si sentíamos vergüenza para ir a confesar nuestros pecados ante un sacerdote en la confesión, qué diremos de ese día en el que ya no sólo un hombre sino toda la humanidad conocerá nuestras miserias.

“Desde la profundidad del corazón surge la pregunta que el joven rico dirige a Jesús de Nazaret: una pregunta esencial e ineludible para la vida de todo hombre, pues se refiere al bien moral que hay que practicar y a la vida eterna. El interlocutor de Jesús intuye que hay una conexión entre el bien moral y el pleno cumplimiento del propio destino”[6]; es decir, para heredar la vida eterna es necesario cumplir los mandamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s