Día: 16 febrero, 2019

Por todas partes

En virtud del sacramento del Orden, los presbíteros participan de la universalidad de la misión confiada por Cristo a los Apóstoles. El don espiritual que recibieron en la ordenación los prepara, no para una misión limitada y restringida, «sino para una misión amplísima y universal de salvación “hasta los extremos del mundo”(Hch 1,8)» (PO 10), “dispuestos a predicar el evangelio por todas partes” (OT 20)

Oración

Dios mío, con alegre y sincero corazón te entrego todo 

Evangelio

Aleluya, aleluya, aleluya.

No sólo de pan vive el hombre,

sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. 

Aleluya, aleluya, aleluya.


EVANGELIO

Mc 8, 1-10.


La gente comió hasta quedar saciada.


Lectura del santo Evangelio según San Marcos.


POR aquellos días, como de nuevo se había reunido mucha gente y no tenían qué comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:

    «Siento compasión de la gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer, y si los despido a sus casas en ayunas, van a desfallecer por el camino. Además, algunos han venido desde lejos».

Le replicaron sus discípulos:

    «¿Y de dónde se puede sacar pan, aquí, en despoblado, para saciar a tantos?».

Él les preguntó:

    «¿Cuántos panes tenéis?».

Ellos contestaron:

    «Siete».

Mandó que la gente se sentara en el suelo y tomando los siete panes, dijo la acción de gracias, los partió y los fue dando a sus discípulos para que los sirvieran. Ellos los sirvieron a la gente.

Tenían también unos cuantos peces; y Jesús pronunció sobre ellos la bendición, y mandó que los sirvieran también.

La gente comió hasta quedar saciada y de los trozos que sobraron llenaron siete canastas; eran unos cuatro mil y los despidió; y enseguida montó en la barca con sus discípulos y se fue a la región de Dalmanuta.


Palabra del Señor