Día: 7 febrero, 2019

¿Existe Dios?

Argumento de Santo Tomás de Aquino: Realidad de la Contingencia: observamos que las cosas son transitorias y contingentes; reciben su existencia de algo distinto a ellas. Las cosas que vemos en el mundo no surgen de repente de la nada, sino que, más bien, proceden, están sujetas y dependen de otras cosas. Sin embargo -una vez más-, una infinita cadena de dependencia sería absurda e impensable. No basta suponer una infinita serie de seres que, cada uno de ellos y todos, dependan de otro. Si algunos seres son contingentes, debe haber un ser ulterior que no sea ni transitorio, ni contingente, ni derivado, sino necesario, en y desde sí mismo. A ese ser necesario le llamamos Dios
amor-dios

Imposición de manos

Para realizar estas funciones tan sublimes, los Apóstoles se vieron enriquecidos por Cristo con la venida especial del Espíritu Santo que descendió sobre ellos. Ellos mismos comunicaron a sus colaboradores, mediante la imposición de las manos, el don espiritual que se ha transmitido hasta nosotros en la consagración de los obispos (LG 21) 

Oración

El mensaje de la cruz, necedad para los que están en vías de perdición. Los que están en vías de salvación, para nosotros, es fuerza de Dios 

Evangelio

Aleluya, aleluya.

El reino de Dios está cerca, dice el Señor; arrepiéntanse y crean en el Evangelio.

Aleluya.


EVANGELIO

Mc 6, 7-13


Envió a los discípulos de dos en dos


Lectura del santo Evangelio según san Marcos.


En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. Y añadió:

–Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio.

Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa. Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.


Palabra del Señor