Día: 20 febrero, 2019

Imposición de manos

Los presbíteros, instituidos por la ordenación en el orden del presbiterado, están unidos todos entre sí por la íntima fraternidad del sacramento. Forman un único presbiterio especialmente en la diócesis a cuyo servicio se dedican bajo la dirección de su obispo” (PO 8). La unidad del presbiterio encuentra una expresión litúrgica en la costumbre de que los presbíteros impongan a su vez las manos, después del obispo, durante el rito de la ordenación

Ordenación fraile dominico 

Oración

El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí, y yo en él, dice el Señor 

Evangelio

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón,

para que comprendamos cuál es la esperanza a la que nos llama. 

Aleluya, aleluya, aleluya. 


EVANGELIO

Mc 8, 22-26.


El ciego quedó curado y veía todo con claridad.


Lectura del santo Evangelio según san Marcos.


EN aquel tiempo, Jesús y sus discípulos llegaron a Betsaida.

Y le trajeron a un ciego pidiéndole que lo tocase.

Él lo sacó de la aldea, llevándolo de la mano, le untó saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntó:

    «Ves algo?».

Levantando los ojos dijo:

    «Veo hombres, me parecen árboles, pero andan».

Le puso otra vez las manos en los ojos; el hombre miró: estaba curado y veía todo con claridad.

Jesús lo mandó a casa diciéndole que no entrase en la aldea.


Palabra del Señor